Madresfera Magazine 16 - Mayo 2018 - Page 41

todo por hacer. Y hay también otro dato que no se suele tener en cuenta: cómo la maternidad/pa- ternidad incide en las trayectorias profesionales de hombres y muje- res. En el caso de ellas incide sí o sí; en nuestro caso la paternidad es una especie de anécdota tras la que seguimos con nuestra tra- yectoria sin prácticamente inte- rrupción. “Reivindico que el cuidado se transforme también en derechos y prestaciones por parte del Estado” Es un tema este muy interesante. Mi sensación es que la mayoría de hombres no cambian su vida tras ser padres. Por lo que veo la paternidad se vive como un momento puntual tras el cual se con- tinúa funcionando con los mismos parámetros que antes. Y eso muestra que ahí no se ha producido una auténtica transformación. Si no se vive ese pro- ceso, si no se reflexiona, de poco sirve. A mí la vi- vencia de la paternidad, más allá de mi papel como padre, me hizo replantearme muchas cosas que tienen que ver con mi masculini- dad, con mis emociones, con mis prioridades… De repente se me abrió una ventana que hasta ese momento yo siempre había teni- do cerrada. Y hoy me sigo replan- teando muchas cosas. Cada vez que me enfrento a una nueva difi- cultad en mi papel de padre me replanteo muchas cosas. Es un ir revisándote y corrigiéndote de forma continua. Es que al final es un aprendizaje continuo. Sí. Y además un aprendizaje que me he dado cuenta de que acabas proyectando en un montón de co- sas y de aspectos de tu vida que nada tienen que ver con la paterni- dad. Mi duda es hasta qué punto este proceso del que hablamos lo viven determinados hombres a los que vemos paseando a los niños en el parque. Me gustaría pensar que sí lo viven. Ojalá lo hagan. Pero no lo tengo claro (risas). ¿Por dónde crees que puede pa- sar la mayor implicación de los padres? ¿Qué medidas serían necesarias para ello? Habría que desarrollar instrumentos, legales y norma- tivos, que incluyan medidas dirigidas específicamente a los hombres, en cualquier ámbito: desde la paterni- dad a la corresponsabilidad pasando por la violencia. Medidas que nos interpelen a po- ner en práctica determinados as- pectos y responsabilidades. Igual que se han puesto en marcha me- didas positivas para que las muje- res se incorporen a lo público, ha- rían falta medidas positivas para que los hombres se incorporen a lo privado. “Hace falta una labor de formación, de sensibilización, de educación y de trabajo con los hombres” La paternidad, por ejemplo, me ha servido para darme cuenta de que todo ese rollo de la seguridad, de la firmeza, de tener las cosas claras que a mí me vendieron duran- te mucho tiempo como masculinidad, es una autén- tica falacia. Todo lo contrario. La paternidad me de- muestra que no sé nada y que tengo que empezar de cero casi cada día. Y luego hace falta una labor de formación, de sensibilización, de educación y de trabajo con los hombres. Por mucho que en una empresa se haga un Plan Conci- lia, si éste no va acompañado de una tarea casi pedagógica dirigi- da a los hombres, difícilmente esas medidas van a tener éxito. Yo casi obligaría a que los hombres pasasen por ese tipo de forma- ción o sensibilización, llámalo como quieras. De lo contrario seguirá pasando como ahora, que la gran mayoría de las personas que se acogen a esos pla- nes son mujeres. ■ MAYO 2018 • mama • 41