Madresfera Magazine 16 - Mayo 2018 - Page 40

Dentro de ese espacio privado, por cierto, cada vez toman más fuerza los cuidados. Creo que en general, en los últi- mos tiempos, estamos cayendo en un punto de cierta mitificación de todo lo que tiene que ver con los cuidados. Se está usando tan- to la palabra cuidados y el verbo cuidar que un poco los estamos despojando de su auténtico senti- do. Estamos convirtiendo el cui- dar en una especie de muletilla que continuamente usamos cuan- do hablamos de la igualdad, de nuevas masculinidades… Y efecti- vamente yo entiendo que desde un punto de vista ético todos los seres humanos, hombres y muje- res, tendríamos que asumir esa capacidad de poder cuidar de otros; pero desde el punto de vis- ta más político, de los derechos fundamentales y sociales, yo en- tiendo que los cuidados deberían traducirse en toda una serie de prestaciones y derechos. Es decir, que el Estado también debería cumplir ahí un papel, porque a ve- ces las tareas de cuidados son tremendamente penosas y exigen sacrificios que yo creo que deben estar cubiertos como un derecho fundamental, más allá de que cada uno desarrolle su propia ca- pacidad para cuidar de los demás. “Queremos ser reconocidos como magníficos padres cuando lo único que estamos haciendo es cumplir con las responsabilidades que tendríamos que haber asumido desde hace siglos” Con tanta reivindicación de los cuidados, ¿estamos ayudando a su privatización? Es un riesgo. En estos momentos en que el Estado social está en crisis, en que todo es tan neoliberal y el Estado se lava las manos con tantas cosas, con este discurso de los cuidados estamos dando el pre- texto perfecto para decir que éstos son algo priva- do que debe gestiona r cada familia como pueda. Y como ahora además se incorporan los hombres al 40 • mama • MAYO 2018 cuidado… Por eso yo reivindico que el cuidado se transforme también en derechos y prestacio- nes por parte del Estado. Y por ahí viene también mi visión más crítica de los cuidados y de las nuevas paternidades. Porque si, veo a muchos padres cuidando niños, pero ¿dónde están los hombres cuidando personas ma- yores? Hace falta una reflexión mucho más amplia, porque si nos quedamos en las paternidades apenas tocamos una esquinita de todo un territorio que casi debe- ríamos dinamitar entero para que esto funcionara de otra manera. Como esto es una entrevista para un dosier de paternidad, sí que nos queremos centrar en esa es- quinita que representan los pa- dres. Más allá de tus sospechas, ¿crees realmente que los padres de hoy estamos más implicados en los cuidados y la crianza de nuestros hijos? Te lo digo porque yo creo que sí, aunque a veces me parece que vivo en una bur- buja y que no somos la mayoría. Comparto tu reflexión. Te mueves en un determinado contexto, te relacionas habitualmente con personas que están en tu misma línea, y eso hace que la percep- ción sea equivocada. Porque lue- go contrastas tu experiencia con los datos reales, ves quiénes se están pidiendo excedencias, permisos, medidas de conciliación y caes en la cuenta de que las cifras te dicen todo lo contrario. La Universidad de Córdoba, por ejemplo, puso en marcha hace un par de años un Plan Concilia. La mayoría de las que se han aco- gido a las medidas de ese plan han sido ellas. Pode- mos tener la sensación de que los hombres nos im- plicamos más, pero lo cierto es que todavía está