Madresfera Magazine 15 - Marzo 2018 - Page 83

[ SALUD ] A unque cada vez hay más información en torno a la lactancia ma- terna tras partos múlti- ples, ésta sigue siendo un reto para madres que no tienen referentes ni el apoyo necesario. Decía Karen Kerkhoff, madre de cinco hijos y autora del libro Mo- thering Multiples: Breastfeeding and Caring for Twins or More en una entrevista que para amaman- tar a más de un bebé a la vez es necesario compromiso y confian- za por parte de la madre que ama- manta, porque supone aceptar más desafíos desde el principio (tipo de parto, parto prematuro, cesárea, etc.). Y son esos desafíos los que aumentan en cierto modo la necesidad de más apoyo si cabe a nivel logístico y emocional. Lo sabe Gema Cárcamo, madre de dos parejas de gemelos, autora del blog Gemelos al cuadrado y funda- dora del grupo de apoyo Multilacta, que desde 2003 apoya a las madres de múltiples en sus lactancias. Fue su propia experiencia personal con sus gemelos la que la llevó a inte- resarse por el reto de amamantar a múltiples, e incluso a formarse como IBCLC, precisamente por las dificultades que las madres que de- sean hacerlo se encuentran. Su primera lactancia empezó como una lactancia diferida como consecuencia del ingreso tras el par- to de sus hijos en la unidad neonatal para seguimiento. “Cuando nacieron mis dos primeros hijos, yo tenía algo de información sobre lactancia ma- terna con gemelos, pero por aquel entonces tampoco había tanta in- formación acerca de este tipo de lactancias. Lo primero que leí fue un capítulo sobre lactancia materna en El gran libro de los gemelos, de Coks Feenstra, y eso me sirvió de mucha ayuda para plantearme lo que quería hacer: yo tenía el convencimiento de que quería amamantar a mis hijos. La lactancia con múltiples era algo que me fascinaba. En ese momento no me sentí apoyada en el hospital porque ni siquiera se tuvo en cuenta si yo quería amamantar a mis hijos. Fue muy frustrante que nadie pa- sara por la habitación a preguntar si quería hacerlo, si necesitaba ayu- da. Eché de menos apoyo emocio- nal, empatía, que alguien me dijera “como tus hij ۈ[\]YpZ]›HX[XHX]\H\[0\XB\HY\'K[Y[K\HH\YX[Y\]YH[XB[۝[H[Z[X[]BYXHH[X[X[\H\[Y[BY[HX\[Y\Yˈ[[X\HZ\Y\\[˜ۜXY[XHH[X[X[X\žK\[ܛY[KHH[HH[BܛXXpۈ[H[HX\]\XX™\][Hp[ˈ8'[\^KBۈ[ۘ\؛[X\ۈ\˜[\X\ˈX[ۜYZY\ۈXYBX\H[\XHHHp[HHBXHH\X]\ۈHXHYKBYHYHHY[H[X[X܈B\HXHHYHXY0H܈[X\۝X0HۈHYHHHXHBYH][Y\ۈ[Y[[ YHYKBۈ\\]]\\H\KB\\[[XH\[[ZB[ܛ\Hܘ\H[[Y[BX[۰HHYXx'KHYHX\[Y[H\œ]YH]H[XH\[[H[BX\H]YH\]Y[0XH\H\\HHH]Z\[\^HKB[\HH[ܛXXpۈ\BXHX\H[[X[X[[ZY[™Hp\\\\p^\Y[BX\ۈ\XY\H\X\0˜X][Y[H[[ܝ\ۛ[HB[HX[XK[]YHXY\Bۈ\XX[\p[H[XHX\žHH][[XHܜ܈]YHB\X\ۈH[[X\ۈ[H[Z[˂\\\\HHX[XHۂ[Y[“[H[XH\[[[’\[\ٙ]YH[HXYBX\]H۝XpۈH\[B\XH[[[ۘ[ \[KBp[Y\[\\HXY\X\HYXHH]YHHX[XHۂ[Y[\XK8'[[Y\Y\XH\\Y\HHœ]YH]ZY\HX\[\۝XBpۋ\HHH]\B\\H[ܛXXpۈHKB\]YHX\]K\H\™HX[XH\[HX[XB]^H[X[[K]X\KB\XX\ۈ[HHۙ\˜ۈ\]X\HKB[[Hۈˈ\[Xp[\]^H[\ܝ[H\H\›XY\[X[X[\X\ۂ[\ܜ]YH]YHHH™^\KH[HXYHH[Y[›HHH[X[X[\H[YKBH[^HH[\]YB\XHX\ˈ܈\[HH۝XpۋX\]B\]YHHYYHX\H\™[\XY\]YHHY[[[\H0XHH0XK[\“PT N8(X[XB(