Madresfera Magazine 15 - Marzo 2018 - Page 70

[ CULTURETA ] “Cuando una tiene hijos y el amor es tan grande deja de hacer cosas, pero no sacrifica” solo el documental o también tiene algo que ver que ahora soy madre, pero siento que he cambiado. No sé si la entiendo más, puede que sí, sobre todo entiendo que en el viaje de la maternidad no todo es blanco o negro, sino que todo está lleno de grises. Lo que sí es cierto es que ya no tengo esa incomodidad que una guarda en su corazón y no se atreve a comentar con sus padres. Eso ya lo saqué y ahora estamos en otro nivel. Para mí eso es lo más importante, algo así como decirles las cosas a nuestros padres antes de que se mueran. AC: En el documental te vemos a ti ya adulta y a tu madre en su vejez. Pero me gustaría saber cómo fue para ti quedarte a los 11 años “sin madre” y convi- viendo con un padre que decís en el documental, no sé si tú o tu hermano, que no estaba preparado para ejercer como tal. Imagino que no tuvo que ser nada fácil, porque eras todavía una niña… CW: Digamos que sí fue difícil quedarme a los 11 años casi sola y a cargo de mi hermano. Esa fue la parte más dura de que mi madre se fuese a su viaje. Ade- más, en aquella época no había las posibilidades de comunicación que existen hoy. Creo que estaba en una edad crucial en la que una sí que necesita mucho de la presencia de su madre, así que digamos que fue un momento difícil para mí y para mi hermano. AC: Tu infancia y la de tu hermano entroncan con las que hemos visto últimamente en algunas películas indie como Captain Fantastic o El castillo de cristal, que nos hacen replantearnos la maternidad/paterni- dad, la educación y los estilos de crianza. ¿Qué dirías que hay de positivo en la infancia libre que tú viviste y qué de negativo? CW: Este tipo de crianza libre tiene muchas ventajas, pero también muchas desventajas. Como digo en la película, creo que la mayor desventaja es no tener un centro, una casa, unos amigos, un sitio al que una siem- pre se pueda volver, porque nosotros siempre estába- mos viajando. La mayor ventaja es que me formé de 70 • mama • MARZ O 2018 una manera muy distinta a la gran mayoría de niños y tuve experiencias increíbles desde bien pequeña: subí a montañas gigantes para estar en contacto con los indígenas, estuve en contacto con la naturaleza, viví en muchas partes distintas con muchas gentes distintas, así que ahora me adapto muy fácilmente a cualquier situación. Al final yo no sería quien soy si no fuese por lo que he vivido. AC: Y para terminar: has afirmado en alguna entre- vista que querías hacer un documental “sobre la ma- ternidad, sobre lo que significa ser madre, sobre el límite entre libertad y responsabilidad”. ¿A qué con- clusiones has llegado? CW: Que no hay una verdad absoluta, que no hay una buena o una mala madre. En mi caso tengo claro que quiero darle una estabilidad a mi hija, procurar ser una madre distinta a la que fue mi mamá, estar más presente en su vida. Pero también quiero seguir ha- ciendo mis proyectos, encontrar el equilibrio. No hay una conclusión en sí. La conclusión es que cada uno vive su vida como le da la gana, que es lo que se ve en la película. Y que no se pueden juzgar tan duro las decisiones de nadie, pero que también hay que ser consciente que cuando uno toma decisiones pueden afectar a sus hijos. ■