Madresfera Magazine 15 - Marzo 2018 - Page 49

[ BLOGUEROS EXPATRIADOS ] Diana Oliver: Has vivido en diversos países. ¿Qué os ha llevado a vivir fuera de España? Miriam Velázquez: Las ganas de ver algo diferente, de conocer otras culturas, otras formas de vida. De hecho, mi marido no es español. Se te abre tanto la mente que lo que te parece evidente porque siempre ha sido así deja de serlo porque para otras personas no lo es. Te hace pensar, ponerte en el lugar del otro y ser más tolerante. Hay un antes y un después. DO: ¿Cuándo comienza vuestro periplo internacional? MV: Empezó hace justo 20 años, cuando me fui a Londres y después a Bruselas. Yo soy de la ge- neración Erasmus. Pero como familia, fue hace ocho años cuando nos mudamos a Dublín y estando allí es cuando nació nuestro primer hijo. DO: Mencionas mucho lo sorprendido que se quedó tu hijo al ver la Torre Eiffel por primera vez y cómo la señala cada vez que la ve. ¿Os ha enamorado a todos? MV: Un sí rotundo, y todavía nos sigue sorpren- diendo. Como vivimos cerca, la vemos casi todos los días y siempre les digo a los niños, ¿qué tenéis a la derecha? o ¿qué va a aparecer detrás de ese edificio? Ellos gritan “¡La Torre Eiffel!”. De hecho, mi primer post del blog fue sobre “Fofoi”, que es como mi hijo mayor la llamaba de pequeño. Personalmente cuando la veo centellear (cuando anochece, lo hace a todas las horas en punto) me quedo entusiasma- da mirándola. Sé que suena a cliché, pero me hace soñar, ¡es tan preciosa! “Al tener casi toda la familia lejos, haces piña, y te sientes más arropado” en tu ciudad ni te planteas porque ya lo tienes. Una vez que tienes organizada tu logística y tu círculo social, es como si vivieras en tu ciudad, sólo faltan la familia y los amigos de siempre. Adaptarse a un nuevo país DO: ¿Contáis con algún tipo de apoyo en París a nivel de amigos o familia? MV: Familia no tenemos, y amigos, los que hemos ido conociendo a lo largo de estos años, la mayoría están en nuestra misma situación. Lo bueno es que al tener casi toda la familia lejos, haces piña, y te sientes más arropado. Para el día a día, tenemos una cuidadora que nos echa una mano cuando la necesitamos. DO: Vuestros dos hijos han nacido entre destino y destino. ¿Cómo os habéis ido adaptando a un nuevo país? MV: Adaptándote, no hay otra. He de admitir que no es fácil cuando llegas nuevo a una ciudad, nece- sitas un tiempo para ubicarte, conocer la ciudad, tu barrio, hacer amigos, saber dónde está el súper, las tiendas, encontrar colegio, pediatras y médicos. En- tender la burocracia del sistema (que en Francia es bastante complejo). En definitiva, cosas que estando DO: ¿Qué es lo que más te gusta de vivir en París y que sabes que en España no tendrías? MV: Me gusta mucho el ámbito internacional. Tengo amigas de los cinco continentes y me parece algo muy enriquecedor; adoro los cafés hablando de nuestras costumbres, de nuestros países de origen, dándonos cuenta de que muchas veces tenemos más cosas en común de lo que pensamos… Y por supuesto nuestros encuentros gastronómicos y visitas culturales. MARZO 2018 • mama • 49