Madresfera Magazine 15 - Marzo 2018 - Page 28

dó hacerle unas pruebas y le de- tectaron un tumor cerebral. Luego, con el tiempo, nos enteramos de que torcer la cabeza podía ser un indicativo, pero esas cosas a pos- teriori es muy fáciles decirlas”. Ningún padre está preparado para la muerte de un hijo. Es una de las experiencias más devastadoras que puede experimentar un ser humano. También una de las que más tabús encierra, porque si por regla general hablamos poco de la muerte, lo hacemos menos aún cuando ésta tiene rostro de un niño o de un adolescente. De esta forma invisibilizamos la muerte, negamos que estas cosas pasen a nuestro alrededor y ni mucho me- nos pensamos que vaya a tocarnos a nosotros. Hasta que nos toca. Así lo vivió la familia de Sofía, que falleció en 2014 con tan solo 15 meses, tras medio año de opera- ciones y lucha, como consecuen- cia de un cáncer que le detectaron a los 9 meses de vida. Recuerda su padre, Carlos Ferruz, la odisea que vivieron hasta llegar al diagnósti- co: “Estuvimos mucho tiempo yen- do al pediatra porque la niña torcía la cabeza. “Eso debe ser muscular, postural”, nos decía. Luego la niña empezó a vomitar, dormía muchas horas. Entonces nos decía que era una gastroenteritis. A la tercera vez que fuimos a urgencias una doctora nos vio, se mosqueó, man- 28 • mama • MARZO 2018 A Sofía la operaron rápidamen- te. Y a aquella primera interven- ción le siguieron seis más para combatir un tumor “muy malo, en un sitio complicado”, al que se unía, en el caso de la pequeña, una deficiencia genética de una proteína cuya función es luchar contra las células cancerígenas, por lo que, aunque hubiese sobre- vivido, las probabilidades de pa- decer más cánceres eran eleva- das. En aquellos momentos, para Carlos y su pareja el dolor era enorme, también la desespera- ción. Pero lo más difícil de todo, reconoce, fue el duelo. Mantener- se unidos, pese a que cada uno llevara el duelo a su manera, les sirvió para hacerse más fuertes. “Creo que después de esto ya nada te puede afectar”, dice al otro lado del teléfono. Si vivir el dolor que supone la pérdida de un hijo es muy compli- cado, vivirlo en pareja puede ha- cerlo aún más difícil. Alrededor del 70% de las parejas que pier- den un hijo se rompen. “Es muy probable que no se separen, pero son parejas que se van a mantener rotas para siempre si no reciben ayuda. Siempre recomiendo a pa- dres y madres que han perdido un hijo, estén en pareja o separados, que busquen ayuda profesional especializada que les enseñe a comprender qué les está pasando, “Alrededor del 70% de las parejas que pierden un hijo se rompen” que les ofrezca un espacio para dar salida al profundo dolor y que los acompañe en el largo y costo- so camino de aprender a seguir viviendo sin su hijo, solos, en pa- reja y en familia”, explica Magda- lena Pérez Trenado, psicóloga es- pecialista en psicología clínica y experta en trabajo con personas en duelo. AFRONTAR LA PÉRDIDA Cuando la muerte llega, no hay un tipo de pérdida que sea más dura que otra. Sin embargo, para la psi- cóloga experta en duelo, uno de los factores que más influyen en la vivencia del proceso de duelo posterior a una pérdida es el tipo de fallecimiento. “No es lo mismo lo que vivimos cuando la pérdida ha sido por enfermedad, por acci- dente o por suicidio”. Para la psicóloga, una enferme- dad grave previa “nos coloca en la experiencia que supone acom- pañar durante un tiempo a un hijo en un proceso de lucha para que recupere su salud y su vida de nuevo. Cuando ya no se puede curar el objetivo es acompañarlo