Madresfera Magazine 15 - Marzo 2018 - Page 15

[ POST DESTACADO ] Adrián Cordellat: Titulas tu post ‘Las ciudades no son amables para los niños’. ¡Y eso que tú vives en un pueblo-ciudad! ¿Tanto han cambiado las cosas en él desde tu infancia? Sonia: Cuando yo era pequeña ya era un pueblo grande y con mucha industria por los alrededores. Aquí vivimos unos 45.000 habitantes, pero antes no era tan urbano ni había tanto tráfico como ahora; además hoy hay más edificios tipo rascacielos. Cuan- do llegó el boom inmobiliario se hicieron construc- ciones masivas que incluso se han solapado con los pueblos de alrededor, hasta me atrevo a decir que vivimos hacinados. Se puede llamar ciudad con letras mayúsculas. AC: ¿Qué es lo que más echas de menos del pueblo en el que creciste respecto a la ciudad en la que se ha convertido ahora que tu hija es pequeña? S: Sobre todo el poder jugar en la calle y en las campas que había sin tanto miedo a los coches. También me acuerdo de las zonas de juego con arena, sin el acolchado en el suelo. Ahora por aquí no hay parques con areneros. Eso sí, nos hacíamos mas rasponazos porque los columpios eran de hierro (risas). Ahora creen que los niños son de cristal y no se pueden mojar, ensuciar o caer cuando diseñan las zonas de juegos infantiles. La verdad es que me gustaba cuando mi padre y mi abuelo me contaban cosas de cómo era nuestro pueblo cuando ellos eran pequeños: había case- ríos, muchas campas, árboles frutales… Su infancia transcurrió jugando en la calle a todas horas; todo muy diferente a como es ahora, aunque es cierto que tenemos muchos montes por los alrededores y también playas, con lo que es fácil escaparse el fin de semana. MARZO 2018 • mama • 15