Madresfera Magazine 12 - Septiembre 2017 - Page 91

[ OCIO EN FAMILIA ] Ya en el lugar, y siguiendo las indicaciones del GPS, buscamos la zona en la que está encontrado el geocache. Algunos geocaches solo tienen las coordenadas, pero otros incluyen fotos que facili- tan las búsquedas o adivi- nanzas que hay que resol- ver para poder encontrar la ubicación exacta. En todo caso, encontrar la zona es relativamente sencillo, aunque no tanto localizar el tesoro, ya que los GPS tienen un margen de error de 4-6 metros y los caches suelen estar bien escondidos para no caer en las manos de los geomuggles, que es como la comunidad de usuarios ha bautizado, inspirados en Harry Potter, a las per- sonas ajenas al geoca- ching. ¡Tesoro encontrado! Los cofres del tesoro suelen ser fiambreras bien prote- gidas de las inclemencias del tiempo, en cuyo inte- rior pueden encontrarse los más variopintos obje- tos: desde juguetes a li- bros, pasando por juegos de cartas o paquetes de pañuelos. En ellos tam- bién hay siempre una hoja de registro en la que apun- taremos nuestro nombre de usuario y la fecha en la que lo hemos encontrado. Y haremos lo propio en la aplicación, para dar fe a la comunidad de nuestro valor como cazatesoros. Si nos gusta el conteni- do del tesoro, podemos intercambiar los objetos por otros que llevemos nosotros de igual valor. En todo caso, luego tendremos que volver a guardar el cofre en el mismo lugar. Y con cuidado de no ser vistos por algún malvado geomuggle. ¡A por el siguiente tesoro! Redescubrir la naturaleza No siempre resulta fácil hacer senderismo por la naturaleza o visitar una ciudad con niños. Como es normal, se cansan y se aburren. El geocaching es una gran herramienta para convertir ese abu- rrimiento en diversión, ya que encontrar los tesoros supone todo un reto para los peques y nos abre las puertas a una entretenida alternativa para el ocio en familia, para hacer cosas juntos y para cooperar y ayudarnos en la búsqueda de un objetivo común. Además, en un mundo en el que cada vez mira- mos más la vida a través de la cámara del smar- tphone, el geocaching es una invitación a mirar con los ojos bien abiertos, a fi- jarse con atención en los detalles, a conocer luga- res y rincones que de otra forma nos pasarían total- mente desapercibidos. Todo ello en un ambiente sano y de hermandad, que es el que se respira en las comunidades creadas al- rededor del geocaching. Un smartphone con GPS y una aplicación son lo único que necesitamos para disfrutar de una di- vertida alternativa de ocio en familia con la que redescubrir la naturaleza y las ciudades mientras nos convertimos por un día en Indiana Jones. ■ SEPTIEMBRE 2017 • mama • 91