Madresfera Magazine 12 - Septiembre 2017 - Page 90

[ OCIO EN FAMILIA ] Geocaching o cómo el GPS puede hacer más divertidas las escapadas en familia El 1 de mayo del año 2000 el Gobierno de Estados Unidos suprimía la degradación intencionada de la señal GPS con la que intentaba evitar que los receptores comerciales fueran demasiado precisos. Gracias a esa supresión, Google sabe hoy con exactitud donde estamos en cada momento. Pero más allá de Google, hubo quien también supo sacar partido a esta medida. Dos días más tarde, el 3 de mayo, el norteamericano David Ulmer escondió en los alrededores de la ciudad de Portland un “cofre del tesoro” y envió su ubicación a los miembros de un grupo de noticias. El primero en encontrarlo fue Mike Teague, que meses más tarde crearía la web de referencia, geocaching.com, para registrar la localización de todos los nuevos tesoros que se fueran colocando. Hoy hay más de dos millones de “cofres del tesoro” repartidos por todo el mundo. ¿Buscamos el nuestro? El arte de buscar tesoros Practicar geocaching es relativamente sencillo. Nos basta con un dispositivo GPS o con un smartphone, porque hoy todos vienen de serie con su Google Maps. Nos registramos en la web geocaching.com y buscamos los tesoros escondidos en la zona por la que queremos hacer la escapada. Hay geocaches (recipientes donde se esconden los tesoros) escondidos en mitad de la naturaleza, pero también en las grandes ciudades, así que las alternativas son infinitas. La aplicación, además, nos facilita información sobre el terreno, el tamaño del tesoro y la dificultad de la búsqueda, algo a tener en cuenta cuando vamos con niños para pasar un rato divertido sin necesidad de frustrarse. 90 • mama • SEPTIEMBRE 2017 [ OCIO EN FAMILIA ] Geocaching o cómo el GPS puede hacer más divertidas las escapadas en familia E l 1 de mayo del año 2000 el Gobierno de Estados Unidos suprimía la degra- dación intencionada de la señal GPS con la que intentaba evitar que los receptores comerciales fueran dema- siado precisos. Gracias a esa supresión, Google sabe hoy con exactitud donde estamos en cada momento. Pero más allá de Google, hubo quien también supo sacar partido a esta medida. Dos días más tarde, el 3 de mayo, el norteamericano David Ulmer escondió en los alrededores de la ciudad de Portland un “cofre del tesoro” y envió su ubicación a los miembros de un grupo de no- ticias. El primero en encontrarlo fue Mike Teague, que meses más tarde crearía la web de referencia, geocaching.com, para registrar la localización de todos los nuevos tesoros que se fueran colocan- do. Hoy hay más de dos millones de “cofres del 90 • mama • SEPTI E M B R E 2 0 1 7 tesoro” repartidos por todo el mundo. ¿Busca- mos el nuestro? El art ͍ȁѕͽɽ)AɅѥȁ́ɕѥمє͕)9́фոͥѥټALո͵ȴ)Քѽ́٥͕ɥ)5̸9́ɕɅ́ݕ)䁉͍́́ѕͽɽ͍́́)齹ȁՔՕɕ́ȁ͍)!䁝̀ɕѕ͔͍́)́ѕͽɽ̤͍́хɅ鄰)ɼх́Ʌ́Ց̰Ք)ѕɹѥم́ͽх̸1͸̰)́фɵ͸ͽɔѕɕх+żѕͽɼ䁱ձхՕ)ѕȁՕфՅم́Ž́Ʉ)ͅȁոɅѼٕѥͥͥɅ͔