Madresfera Magazine 12 - Septiembre 2017 - Page 7

[ LA COLUMNA FUCSIA ] Lo vivo, lo siento, lo pienso... y a veces lo escribo. Echo de menos. Peliculeo de más. «Never explain, never complain». Viajar es peligroso «Un miedo averiguao ni es miedo ni es ná», cuenta mi madre que le decía mi abuelo cuando ella no podía dormir. Las noches en las que aquello sucedía, mi abuelo la llevaba al origen de ese ruido que tanto la inquietaba: a menudo resultaba ser el rítmico goteo del grifo del fregadero. Una vez descubierto, ya podía dormir tranquila. Me gustaría solucionarles a mis hijos todos sus miedos diciéndoles la misma frase. Hasta ahora lo he conseguido con los siguientes: el miedo a encontrar al Ratoncito Pérez en plena faena; a quedarnos sin gasolina camino del colegio; y a que alguien los secuestre. El ejemplo más claro de que ser miedoso no tiene por qué hacerte precavido lo tengo en mis hijos. Bruno apenas concibe el peligro, solo le asustan los monstruos de las películas. Cuando eso sucede basta con decirle muy segura de mí misma que los monstruos no existen, y se conforma. Con Hugo las cosas son distintas. Temo sus ¿Y cómo lo sabes?, aunque los prefiero mil veces a llegar tarde a sus firmes conclu- siones. Eso fue lo que pasó hace unos meses, tras el atentado en el puente de Westminster el 22 de marzo. Solo hacía un día que habíamos regresado de pasar un fin de semana largo en Londres, y al escuchar la noticia nos acordamos de la foto que nos hicimos unos metros más allá del lugar donde los terroristas atentaron. Fue inevitable pensar en la suerte que habíamos tenido. Supe que Hugo estaba pensando algo más por- que vi cómo arrugaba la nariz mientras trataba de entender lo que había sucedido. Algo huele mal, parecía representar con su gesto. Teme- rosa por llegar tarde a lo que le descuadraba, le pregunté qué opinaba. Y su respuesta fue tan firme como suponía: «Viajar es peligroso». Hugo no es idiota y dulcificar su conclusión le habría causado inseguridad, así que opté por validarla. Saber cómo es el mundo, enseñarle a distinguir los peligros ficticios de los reales, le ayuda a ser precavido: averiguar los miedos hace que podamos protegernos de ellos. Creo que mi abuelo estaría de acuerdo con- migo. ■ lacolumnafucsia.com SEPTIEMBRE 2017 • mama • 7