Madresfera Magazine 12 - Septiembre 2017 - Page 61

[ UN PROYECTO BAJO EL BRAZO ] ofrecieron su servicio de manu- factura”. que concienciar. ¡No podemos seguir tirando las toneladas y toneladas de ropa que se tiran cada día! Tenemos que cambiar nuestro modelo de vida porque no es sostenible. Nos hacen creer que ese es el modelo ideal de bienestar pero no es cierto”, respon- de. Organic Cotton Colours es una empresa española, con sede en Gerona, que cultiva el algodón orgánico en Brasil a través de un proyecto social y humano. Después realizan la manufactura en Cataluña y Portugal, y es allí donde están fabricadas todas las prendas de Cleoveo. En el futuro a Cristina le gustaría encontrar un taller más cercano y local, quizás en su tierra natal, Valladolid, “pero eso será un próximo paso”. UNA APUESTA POR EL CAMBIO Además de diseñar prendas que fueran prácticas, bonitas y libres de químicos tóxicos y contami- nantes, Cristina comenzó a investi- gar el mundo de la moda conven- cional. “Vi todo lo que hay detrás, todo el daño que está haciendo a nivel humano y medioambiental, y fue entonces cuando descubrí el llamado Fashion Revolution. En- tonces me di cuenta de que con mi proyecto podía aportar algo más que ropa bonita y contribuir a la moda sostenible; crear un modelo donde cada una de las personas que participan en el proceso sea importante y respetada y donde se pueda cuidar el planeta y dejar un mundo algo mejor”. “Para los bebés y niños tenemos que introducir modelos de alquiler y devolución de prendas” En España aún no existe una cultura del consumo más responsable, consciente y sostenible como ocu- rre en otros países de nuestro entorno donde el con- cepto de slow fashion está tomando fuerza. Pero, ¿se llegará a materializar el cambio hacia una moda más sostenible? “No es fácil, nos hemos acostumbrado, o mejor dicho nos han acostumbrado, a comprar cada vez más ropa por menos dinero, a estrenar una pren- da nueva cada día y a que todo se pase de moda en unas semanas. Hay mucho trabajo que hacer, mucho En el caso de la ropa para bebés quizás sea aún más complicado avanzar en el camino de la moda sostenible por lo rápido que crecen, especialmente durante los primeros años. “Al final necesitas tener muchos bodies de repuesto y comprar ropa orgánica sale más caro”, reconoce Cristina. Para esto, ella ha encontrado la solución: “Para los bebés y niños tenemos que introducir modelos de alquiler y devolución de prendas. Esto se puede hacer con la moda sostenible porque utiliza tejidos de gran calidad con muchas vidas. Es el modelo en el que estamos traba- jando ahora. Hemos comenzado ya a ofrecer la opción de devolver las prendas cuando ya no les valgan con ventajas a cambio y pronto ofrecere- mos un servicio de alquiler para que puedas tener siempre tu mono Cleo- veo del modelo y talla que necesites por una pequeña cuota mensual”. El camino no va a ser fácil pero Cristina está convencida de que es posible (“Ya somos unos cuantos luchando con fuerza para demostrar que hay otra forma de hacer las cosas en el mundo de la moda”). Llegados a este punto, analizando el camino andado y mirando al futuro hacia el que queda por andar, ¿volvería Cristina a aventurarse en un proyecto como Cleoveo? “Muchas veces pienso que Cleoveo ha llegado hasta aquí, en parte, gracias a mi inconsciencia y desconocimiento. Si desde el principio hubiera sabido todo lo que con- lleva sacar adelante una empresa como ésta no creo que lo hubiera hecho. Es mejor no mirar atrás, hay mucho presente y futuro por delante”. ■ SEPTIEMBRE 2017 • mama • 61