Madresfera Magazine 12 - Septiembre 2017 - Page 44

¿En qué se diferencia la Tania anterior al nacimien- to de Pepe Bowie a la que ahora se ha convertido en bimadre? No hay grandes diferencias. Es la misma Tania, pero digamos que me siento más completa. Ser madre me ha completado muchísimo, me ha llenado de amor. Te hacía esta pregunta porque la maternidad, en muchas mujeres, supone un cambio importantísimo. A todos los niveles. ¿Hasta qué punto te ha cambiado a ti la experiencia? Esto habría que preguntárselo a mi pareja (risas). Creo que la maternidad me ha vuelto una persona más hu- mana, más humilde, porque al final siendo madre te das cuenta de todos los fallos que tienes y que cometes. ¿Ha sido una espera diferente la de tu segunda hija? Muy distinta. En el primer embarazo no tenía otra cosa que hacer que mirarme al ombligo. Fue muy contem- plativo. En este segundo caso he tenido a un niño de un año, con el que no puedes despistarte ni relajarte, saltándome sobre la barriga. No ha tenido nada que ver. Con este segundo embarazo te escuché decir que estar embarazada es tu estado ideal. Es que al estar embarazada nunca estás sola y eso me gusta mucho. Ahora mismo estoy hablando contigo y el bebé me está dando patadas, lo noto. Me parece una idea muy romántica el multiplicarte, eso de du- rante unos meses ser dos personas. Es alucinante que toda mujer tenga capacidad de hacer esto. Con respecto a tu segunda hija, por cierto, un co- mentario tuyo en el que afirmabas que no le ibas a dar el pecho y que ibas a contratar una salus para las noches levantó hace unos meses una buena polva- reda en las redes sociales. ¿Hay poco respeto a las decisiones de cada cuál respecto a la maternidad, sean éstas las que sean? Las primeras en darnos leña somos las propias ma- dres y eso me da pena. Todas éramos mejores madres antes de serlo pero cuando te conviertes en madre te das cuenta realmente de lo difícil que es. Cada uno hace lo que puede y baila la maternidad como puede. Y es que, quién soy yo para decirte a ti si debes o no darle el pecho a tu hijo. Y quién eres tú para decírmelo a mí. Cada uno sabe lo que es mejor para su niño. Ob- viamente todas intentamos que nuestros hijos sean lo más felices posible, pero la número uno soy yo, somos nosotras. Si yo no estoy sana, no estoy contenta y no estoy bien, yo no p uedo cuidar de mi polluelo. No por egoísmo, sino por lógica, la número uno debe ser la propia madre y me parece muy feo que las madres nos volvamos tan talibanas en estos aspectos. “Siendo madre te das cuenta de todos los fallos que tienes y que cometes” 44 • mama • SEPTIEMBRE 2017 ¿Por qué crees que se juzgan tanto las decisiones que toman las madres? Porque no da la sensación de que ocurra lo mismo con los padres… Me alegra que me hagas esta pregunta. Pasa algo con las mujeres desde hace siglos y es que hemos tenido que competir entre nosotras toda la vida. Y lo seguiremos haciendo. No sé si es algo bueno o malo, pero los hombres no compiten entre ellos. No sé si es naturaleza o educación, pero parece que las mujeres siempre tenemos que estar pendientes de las demás, para ver si lo hacen mejor que nosotras o no. Y enci- ma en España la crítica es deporte nacional. Se juntan ambos factores.