Madresfera Magazine 11 - Julio 2017 - Page 76

[ SALUD ] sos económicos que hay que des- tinar a su atención. Es, por tanto y según Barrio, “un problema de sa- lud pública en la edad adulta” que no obstante, alerta, cuando apa- rece en la edad pediátrica, entre los adolescentes, es de más rápida evolución y tiene un mayor riesgo de complicaciones crónicas: “Los estudios en esta franja de edad demuestran que la alteración de la función de la célula beta evolucio- na con mayor rapidez perdiéndose antes la capacidad compensadora de producir insulina para superar la resistencia a la insulina y mantener una glucemia normal. Por ello, una característica de la diabetes tipo 2 en la edad pediátrica es una más rápida evolución de la enfermedad que se acompaña de un mayor riesgo de complicaciones crónicas junto a una más rápida evolución de las mismas”. Diagnosticada la diabetes tipo 2 en un niño se inicia, durante un pe- riodo de 6 meses, según explica la portavoz de la SED, un control de la ingesta (no solo de las calorías sino también de los distintos com- ponentes de la dieta) acompañado de educación nutricional tanto al paciente como para la familia. Esta formación nutricional va acompa- ñada de la realización de ejercicio progresivo hasta llegar a 1 hora al día. “Si con esto no es suficiente para controlar la diabetes se añade metformina (que es el único antidia- bético oral permitido en esta edad) y si así y todo no se controla la dia- betes, se añade insulina”, afirma. Por regla general con el cumpli- miento de la dieta y del ejercicio pautado, a veces junto a metformi- 76 • mama • JULIO 2017 “Una característica de la diabetes tipo 2 en la edad pediátrica es una más rápida evolución de la enfermedad que se acompaña de un mayor riesgo de complicaciones crónicas” na, la diabetes “puede ser controla- da durante varios años”. Algo que, según Raquel Barrio, no sucede por ejemplo en Estados Unidos, “don- de el control de la diabetes tipo 2 del adolescente es muy deficiente”. Añade la doctora que hablamos de pacientes que “precisan educación diabetológica y, sobre todo, moti- vación continuada para conseguir la adherencia al tratamiento”. Prevenir mejor que curar Pese a que, como afirma Roque Cardona, la concienciación social sobre la diabetes “ha aumentado mucho por el efecto de las cam- pañas que realizan las autoridades sanitarias, así como los médicos de atención primaria”; y a que, como añade Raquel Barrio, la in- cidencia de la obesidad en edad pediátrica se haya estabilizado en algunos países, lo cierto es que sigue quedando mucho por ha- cer en el terreno de la prevención. En ese sentido, la portavoz de la SED explica que habría que po- ner en los colegios e institutos “la obligación de ejercicio diario así como dar enseñanza de cómo es una ingesta saludable”; también “limitar la publicidad” de todos aquellos alimentos que induzcan la aparición de obesidad así como gravarlos con impuestos mayores; al tiempo que se transmite a la po- blación “los riesgos que compor- tan la existencia de obesidad so- bre la salud, tanto a corto como a largo plazo”. No en vano, como explica Roque Cardona, “favorecer la alimenta- ción basada en la dieta medite- rránea familiar, dificultar el acceso a bebidas azucaradas y bollería industrial y facilitar en la medida de lo posible que el ejercicio físi- co y la movilidad sean parte del día a día de cualquier niño”, po- drían ser las mejores herramientas posibles para acabar con la obe- sidad y el sobrepeso y, con ellos, con la diabetes. Así lo atestiguan, según Barrio, numerosos estudios nacionales e internacionales que demuestran “que los cambios en el estilo de vida son los más efica- ces para retrasar la aparición de la diabetes tipo 2” y para acabar, por tanto, con la “diabesidad”, que de no ponerle freno y remedio ame- naza con convertirse en la pande- mia del siglo XXI. ■