Madresfera Magazine 11 - Julio 2017 - Page 73

[ CULTURETA ]
DO : Los cuentos siempre están presentes en nuestras vidas . Primero como hijos , después como padres y posteriormente como abuelos . ¿ Qué has aprendido tú a través de los cuentos como espectadora ?
EM : Que soy más completa si me doy permiso para ser una bruja , o cuando puedo sentirme como el lobo , o cuando me siento como Caperucita explorando el bosque . Personalmente , gracias a los cuentos he ido a lugares emocionales que difícilmente hubiese visitado de otra manera . Eso me ha hecho aprender a vivir mejor .
DO : El mercado editorial infantil está repleto de nuevos cuentos prácticamente cada semana del año . Los hay mejores , peores , pero en general , ¿ también podemos aprender de ellos ?
EM : Sí , claro , siempre se aprende , aunque hay que poner atención en qué mostramos a los niños . Si les decimos a través de un cuento que la envidia no es demasiado buena y que es mejor no sentirla , o no mostrarla , no le estamos ayudando demasiado . Es mejor que aprenda que la envidia es algo humano que se siente en ocasiones , y ayudarle a vivirla y expresarla sin culpa o vergüenza . Por eso prefiero los clásicos , porque nos hablan de todas esas pulsiones llevadas al extremo , de manera que el niño las puede identificar perfectamente y vencerlas en fantasías .
DO : ‘ El monstruo de colores ’ o ‘¿ De qué color es un beso ?’ son cuentos creados principalmente para la educación emocional . Este tipo de cuentos , ¿ son realmente útiles para el acompañamiento emocional ?
EM : Todo lo que ayude a la conciencia emocional es

“ Si los leemos con ojos humanos , y nos abrimos a su simbolismo , los cuentos tradicionales nos dicen más sobre nosotros que muchos personajes modernos ” bueno para el crecimiento , siempre y cuando permitamos que el niño otorgue su propio significado , porque así le permitimos el aprendizaje . Los cuentos creados para trabajar emociones a veces pecan de darlo todo muy masticado , de manera que queda poco lugar para la elaboración personal .

Hay algo muy importante en las emociones , que es todo el universo inconsciente que guardamos en forma de aprendizajes . Los cuentos tradicionales acceden mucho más fácilmente a estos lugares , porque usan símbolos clarísimos que impactan en el niño , por eso posibilitan el aprendizaje , porque mueven emocionalmente , tocan temores profundos que necesitan ser elaborados .
DO : Los cuentos actuales , ¿ han perdido la capacidad de emocionar y de abrir la puerta a la imaginación ?
EM : Algunas novedades editoriales son puramente comerciales , sí . La Educación Emocional está de moda , y todo el mundo ha querido meter mano a este tema a través de los cuentos . Hay cuentos para todo … hasta para aprender a hacer pipí . Otras , en cambio , son obras artísticas y literarias de mucho valor , que acceden a lugares mucho más profundos . Hay quien edita obras preciosas y quien se toma en serio esto de la literatura infantil .
DO : ¿ Qué versiones de los tradicionales recomendarías ?
EM : Depende mucho del momento , del niño y del educador … personalmente me atraen mucho las versiones de los Grimm , creo que en muchas ocasiones – aunque han sido muy modificadas- son vivos retratos de nuestra esencia . ■
JULIO 2017 • mama • 73
[ CULTURETA ] DO: Los cuentos siempre están pre- sentes en nuestras vidas. Primero como hijos, después como padres y posteriormente como abuelos. ¿Qué has aprendido tú a través de los cuentos como espectadora? EM: Que soy más completa si me doy permiso para ser una bruja, o cuando puedo sentirme como el lobo, o cuando me siento como Caperucita explorando el bosque. Personalmente, gracias a los cuen- tos he ido a lugares emocionales que difícilmente hubiese visitado de otra manera. Eso me ha hecho aprender a vivir mejor. DO: El mercado editorial infantil está repleto de nuevos cuentos prácticamente cada semana del año. Los hay mejores, peores, pero en general, ¿también pode- mos aprender de ellos? bueno para el crecimiento, siempre y cuando permitamos que el niño otorgue su propio significado, por- que así le permitimos el aprendizaje. Los cuentos creados para trabajar emociones a veces pecan de dar- lo todo muy masticado, de manera que queda poco lugar para la elabo- ración personal. “Si los leemos con ojos humanos, y nos abrimos a su simbolismo, los cuentos tradicionales nos dicen más sobre nosotros que muchos personajes mo \'BSNK\Y[\HH\[K][]YH^H]YHۙ\][pۂ[]pH[[[Hp[ˈB\X[[H]\H[Y[B]YHH[YXH\[X\XY˜Y[HH]YH\YZ܈[\K[\KH\[[^]KB[[X\XYˈ\YZ܈]YB\[H]YHH[YXH\[KBX[]YHHY[H[\[ۙ\H^]Y\HH]\HH^\\H[[H\[K܈\YYKB0\Xܜ]YHX[H\\\[[ۙ\]Y\[^[[HX[\H]YH[p[\YYHY[YX\\X[Y[HH[\\[[\X\˂^H[]^H[\ܝ[H[\™[[[ۙ\]YH\[[]\B[ۜY[H]YHX\[[[ܛXHH\[^Z\ˈY[BYX[ۘ[\XY[]X›p\X[Y[HH\Y\\ܜ]YH\[[X\\[[œ]YH[\X[[[p[܈\œX[][[\[^ZKܜ]YB]Y][[[[ۘ[Y[K[[[ܙ\ٝ[]YHX\][\[XܘY˂ΈY[XX[\0[\BYH\XYYH[[[ۘ\BHX\HY\HHH[XY[Xpۏ‘SN[[\ݙYY\Y]ܚXKB\ۈ\[Y[HY\X[\KHYXXpۈ[[[ۘ[\0HB[KH[][H]Y\Y›Y]\X[H\H[XHH]\™HY[ˈ^HY[\B)\H\H\[\HX\\0K\[[X[ۈ؜\˜\0\X\H]\\X\H]XKB܋]YHXY[HY\\]X›p\ٝ[ˈ^H]ZY[Y]B؜\X[\H]ZY[HXH[\[\HH]\]\H[[[ Έ0]pH\[ۙ\HYX[ۘ[\XY[\X\‘Έ8&[[ۜ[Hܙ\&H8&0H]pH܈\[\&HۈY[ܙXY[\[Y[H\BHYXXpۈ[[[ۘ[ \H\HY[0ۂX[Y[H0[\\H[X\pX[ZY[[[[ۘ[‘SN]YH^]YHHHۘY[XH[[[ۘ[\‘SN\[H]X[[[p[H[YKBYܸ)\ۘ[Y[HYH]Y[]X\\[ۙ\™Hܚ[[Kܙ[]YH[]X\\[ۙ\8$][]YB[Y]^H[YXY\Hۈ]]]HY\BH\[XK8SS M8(X[XB(