Madresfera Magazine 11 - Julio 2017 - Page 64

[ UN PROYECTO BAJO EL BRAZO ] “Otra forma de jugar, educar y ver a nuestra infancia es posible” JUGAR, JUGAR Y JUGAR Tanto el trabajo de Montserrat en la academia como el del museo la llevaron a trabajar con niños durante muchos años y aprendió de ellos que se pueden hacer las cosas de otra manera para desper- tar su interés y curiosidad: “Hacer una guía para niños, algunas veces muy pequeños, en temas tan complicados como Miguel Servet (médico renacentista, teólogo, hereje antitrinitario) me llevó a investigar y leer so- bre cómo introducir a los niños en la historia, cómo hacer que un niño se sintiera interesado por un tema tan ajeno a él. Y aunque no lo parezca, hay una relación directa con las nuevas formas de pedago- gía”. Para esta catalana de adopción oscense lo más importante era que los niños se sintieran a gusto en el museo, que pudieran interactuar, hablar, pregun- tar. “Salirse del guión no es nada malo, al contrario, nunca hay que desechar una pregunta o una ob- servación de un niño, aunque la pregunta sea “¿por qué llevas los zapatos rojos?”, como un niño me preguntó en una ocasión. En una visita al museo los 64 • mama • JULIO 2017 niños tienen que formar parte de la misma, sentirse parte del museo y no ser meros espectadores”. El salto hacia el interés por nue- vas propuestas de juego era casi inevitable ya que, según Monse- rrat, es imposible hablar de nuevas pedagogías y no hacerlo también de juego, puesto que está en la base del aprendizaje. “Siempre he creído en la necesidad que los niños tienen de jugar”, opina Montserrat, que ha vivido la infancia de sus hijos como una etapa llena de juegos, tanto en casa como en la calle. Y fue esa intuición de pensar que lo que de verdad tiene que hacer un niño es jugar,lo que después pudo comprobar en lo que aprendía sobre nuevas pedagogías. “Al principio me sorprendió un poco que se hablara de esa necesidad de jugar como consecuencia de que los niños hoy en día han perdido espacios físicos, y tiempo para hacerlo, ocupándolos en otras cosas. Ver cómo hemos dejado a nuestros niños y niñas con tan poco tiempo para hacer aquello que de verdad es su tarea, jugar, es algo que me sobrecoge un poco”.