Madresfera Magazine 11 - Julio 2017 - Page 55

[ BLOGUEROS EXPATRIADOS ] mucho, porque de esta manera los pequeños pueden aprender de los mayores a través de la observación, la repetición... Y los mayores aprenden a tener cui- dado con los pequeños, a no atropellarlos, etc. En un parque he visto a niños de cuatro y cinco años cuidar entre todos a niños de tres. Adquieren un nivel de responsabilidad que no se ve mucho en España y yo creo que puede ser en parte gracias a este contacto en los centros de preescolar. Cuando estoy en España y vamos al parque siento que debo “proteger” a mi hijo de posibles empujones o balonazos. DO: ¿En qué momento te decides a abrir un blog de maternidad y qué espera- bas encontrar con él? geración y aquí estoy yo dándoselo a mi hijo de tres años. ¿Y lo de dormir juntos, el colecho? “Una forma de malacostumbrarlos”. Y sí, por supuesto mi hijo si- gue durmiendo con nosotros y creo que el día que se vaya a su habitación me dolerá más a mí que a él. DO: ¿Qué te aporta la blogosfera a tu crianza? PC: A veces tengo la impresión de que es un poco terapéutica, que me sirve para desahogarme o como “mi rinconcito”, mi lugar para mi sola, mi afición en este momento de mi vida en el que no me sobra pre- cisamente el tiempo para mí. Además de un tipo de “terapia” y desahogo, me ha aportado también una gran tribu online de ma- más que llevan el mismo tipo de crianza que yo, que nos apoyamos, nos escuchamos, compartimos nues- tras experiencias, nos entendemos, no nos juzgamos. En este sentido el blog me ha dado mucho, adoro a mi tribu, que cada día es un poquito más grande. “Antes de ser madre creía que dar el pecho a “niños grandes” era una atrocidad y aquí estoy yo dándoselo a mi hijo de tres años” PC: Un día, una muy buena amiga, al ver mi entusiasmo al hablar sobre la maternidad y sobre mi hijo me dijo que tenía que escribir un blog, que ella me leería y que seguro que más gente lo haría. No era la primera persona que me sugería que escribiese un blog, pero sí fue la primera que sugirió que lo hiciese sobre maternidad. La idea me hizo tilín así que me puse manos a la obra. La verdad es que empecé haciéndolo sobre todo para mí y para mis amigos, entonces lo escribía en español y en polaco y lo consideraba una forma de mantener contacto con los que había dejado tanto en España como en Polonia. A día de hoy es un espacio para compartir en el que cuento aquello que te contaría si quedásemos a tomar un café. DO: Dices que “hay un abismo de lo que pensaba que haría a lo que he hecho, hago y haré”. ¿Tan dife- rente es la maternidad a como la imaginabas? PC: Sí, totalmente. Yo era fan de la Super Nany, es decir: de dejarlos llorar, de ser autoritaria para que “no me tomen el pelo”... Ahora la idea de dejar a un niño llorar sin consuelo me parece cruel (del mismo modo que me lo parece hacerlo con un adulto), creo que es posible educar con amor sin que eso signifi- que que “nos tomen el pelo”. También creía que dar el pecho a “niños grandes” era una atrocidad y una exa- DO: ¿Cuáles son vuestros planes de futuro? ¿Os quedáis? ¿Volvéis a Polonia? ¿En algún momento os habéis planteado instalaros en España? PC: Esta es una pregunta a la que nunca respon- do y siempre explico por qué: me fui a Polonia por dos años y me quedé más de ocho. El traslado para Alemania tampoco estaba planeado, de hecho a mí no me atraía nada Alemania. Así que ahora, en lugar de hacer planes simplemente improvisamos, según lo que se nos presenta. Si las cosas nos van mal aquí y mi marido pierde su trabajo, creo que lo más proba- ble será que nos veamos forzados a regresar a Polo- nia porque en Alemania para encontrar un trabajo es necesario tener un buen nivel de alemán y ninguno de los dos lo tenemos. En Polonia, tanto él como yo po- demos encontrar trabajo, o al menos eso creemos. En España, tal y como están las cosas, tampoco creo que pudiésemos encontrar trabajo ninguno de los dos. Así que a no ser que cambien mucho las cosas, creo que nuestro futuro está aquí o en Polonia. ■ JULIO 2017 • mama • 55