Madresfera Magazine 11 - Julio 2017 - Page 52

[ BLOGUEROS EXPATRIADOS ] quedaba con la impresión de que las madres eran perfectas. A veces veía fotos de salones en condi- ciones en las que el mío no está ni recién ordenado, niños haciendo actividades todos tranquilos, niños cocinando en una cocina impecable, mamás que están siempre sonrientes abrazando a sus hijos... Y mientras yo con mi casa patas arriba, mi hijo cam- biando normalmente de actividades cada cinco minutos o pasando de mis propuestas e inventando “sus propias actividades”, la cocina como si hubie- se pasado un huracán después de hacer galletas, yo a veces con mi cara de agotada o mis ganas de echarme a llorar. Pensé que quizá no era una “típi- ca mamá bloguera”, pero me parecía importante mostrarme como soy, sin endulzar, porque la mater- nidad no hace falta endulzarla para que sepa bien. La maternidad es dura, pero tiene algo que la hacer preciosa, genial, que simplemente vale la pena. A día de hoy no tengo ningún tipo de complejo con mi “imperfec- ción”, soy consciente de que he cometido y seguiré come- tiendo errores. Creo que lo más importante es ser consciente y hacerlo lo mejor que pode- mos con las circunstancias que tenemos. que nos llevamos bien y creo que si un día necesita- mos algo podré contar con ellas, así que no estamos totalmente solos. DO: ¿Te has sentido en algún momento sola en este tiempo? Sí, muchas veces. Creo que a veces la soledad que siento es una especie de “soledad emocional”: sentir que hay ciertas cosas en las que sé que las amigas que tengo aquí no van a ser capaces de entender- me. Aunque hay respeto y nos llevamos muy bien, llevar un estilo de crianza diferente siempre distan- cia un poquito. DO: ¿Qué medidas para la conciliación y la crianza, ya sean económicas o logísticas, hay en Alemania? “En materia de conciliación creo que Alemania está mucho mejor que España” DO: Cuando se vive fuera, lejos de vuestra tierra, los expa- triados soléis sentir cierta soledad por no tener a la familia o a los amigos o conocidos cerca. ¿Tenéis apoyo allí de algún tipo? PC: La verdad es que no y, como dices, es lo más duro, o al menos para mí. Además, yo tengo muy buena relación con mi familia y mi hijo se lo pasa genial cada vez que vamos de visita: con los abue- los, con los tíos, con sus primos... En Alemania tenemos amigos, pero poco a poco sus hijos han ido entrando en el kindergarden, de manera que por la semana es difícil verlos. De todos modos, aunque las mamás son buenas amigas mías, no sé decirte por qué exactamente pero no siento ese vínculo que siento con otras amigas mamás que tengo en España o incluso que he conocido online. Yo creo que puede estar relacionado con el hecho de que no tengamos el mismo estilo de crianza, pero insisto en 52 • mama • JULIO 2017 PC: En materia de conciliación creo que Alemania está mucho mejor que España. Seguro que todavía hay aspectos mejorables y no todo el mundo está conten- to, pero sabiendo cómo es en España yo personalmente estoy contenta con el sistema alemán. El permiso para quedarse con los hijos sin ir a trabajar en Ale- mania puede extenderse hasta los 3 años del niño sin que pueda haber despido, de manera que durante ese período el padre o la madre tienen derecho a volver a su puesto en el momento en que lo deseen. Durante el primer año, el padre o la madre que decida quedarse con él recibirá dos tercios de su salario (desde un mínimo de 300 euros al mes hasta un máximo de 1800). Si el que se quede con el bebé no estaba trabajando en el momento en que nace, recibirá 300 euros durante esos 12 prime- ros meses (es decir, el mínimo establecido). Además, hay una ayuda de 190 euros al mes por cada niño hasta los 18 años, por los dos primeros hi- jos, 196 euros al mes por el tercero y 221 por cada uno de los siguientes. Existe también un suplemento para familias que no tienen suficientes ingresos, que según el alcance de éstos puede ser de un máximo de 140 euros más mensuales.