Madresfera Magazine 11 - Julio 2017 - Page 36

moviendo más la adopción den- tro del propio país, ¿no? Claro, la prioridad en toda la nor- mativa internacional es lo que se conoce como el principio de subsi- diariedad de la adopción interna- cional. Es decir, lo primero es bus- car una familia en el país donde vive el niño y solo si no se encuen- tra en el país de origen, tiene cabi- da la adopción internacional. De esta forma se le evita al niño una adaptación a otra cultura y otro país, que siempre tiene conse- cuencias de todo tipo. Así, en paí- ses como China y Rusia, por ejem- plo, la mejora de la situación económica ha favorecido que haya menos niños abandonados y que sean las propias familias de esos países las que están accediendo a la adopción nacional, por lo que hay menos menores adoptables a nivel internacional. “Las adopciones internacionales han contribuido a normalizar la diversidad en las adopciones y a hacerlas más visibles y más abiertas” Teniendo en cuenta esto, que cada vez hay menos niños adoptables, ¿cómo viven las familias que esperan esta larga travesía hacia la adopción? Es muy angustioso porque se les pueden generar unas expectativas que luego no son satisfechas, pero claro, no es algo que dependa de las administraciones el que haya un niño disponible y rápido. Y además no se trata de eso, la adopción no es una forma de darle un niño pequeño y sano a una familia que lo busca, sino de encontrar la mejor familia para un niño sin ella. Está claro que la vivencia de una familia que es- pera es muy dura, pero también tendríamos que pre- guntarnos por cómo es la de los niños que esperan. Después de esto, imposible no preguntarte por esos niños que se cronifican en las administraciones a la espera de una familia. La verdad es que no puedo hablar por ellos, pero es evidente el daño que se está produciendo en estos críos por la falta de vida en familia. Y es que la fami- 36 • mama • JULIO 2017 lia es el mejor recurso de protec- ción, sin duda. En todos los estu- dios que se han hecho a lo largo de la historia y del mundo se ha visto el impresionante impacto que tiene para un niño pasar de un sistema residencial a una fami- lia. A todos los niveles. Desde la salud a la autoestima pasando por el rendimiento escolar. Es increí- ble el salto que se da. Unos niños a los que conozco, que pasaron por esta situación, les pregunta- ron a sus padres adoptivos: ¿Por qué tardasteis tanto en venir? No fueron l