Madresfera Magazine 10- Mayo 2017 - Page 40

Hemos sido muy poco empáticos, pero creo que eso se va a ir normalizando a medida que haya más gente que ha dado el pecho. Hace unos años, si decías “no he podido dar el pecho” no te decían “sí que lo siento”, sino “no te preocupes, con el biberón se crían igual”. Claro, lo decían con buena intención, pero no recono- cían que había una frustración, un dolor. Como si te roban el coche y para animarte te dicen “no te preocu- pes, podrás ir en autobús”. No sólo el destete precoz e involuntario es doloro- so. Tras una larga lactancia y tras un destete que a lo mejor tú misma buscaste, también sientes que has perdido algo. Como sentirás algo cuando tus hijos vayan a la universidad, o se marchen de casa. Nuestros bebés siempre estarán en nues- tro corazón. LACTANCIA Y ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA ¿Influye la introducción precoz de la alimentación complementaria en la lactancia materna? • mama • MAYO 2017 Cuando el bebé comienza con la alimentación com- plementaria a los seis meses, muchos piensan que la teta ya no es necesaria; que la alimentación com- plementaria no complementa sino que sustituye a la lactancia... ¿Por qué es im- portante continuar con la lac- tancia materna a demanda? ¿Hasta cuándo? Es importante continuar la lac- tancia materna, tal como reco- miendan la OMS, UNICEF o la Asociación Española de Pedia- tría, hasta los dos años o más. La leche materna sigue siendo el principal alimento. Y es importante que sea a de- manda… como cualquier tipo de alimento, a cualquier edad de la vida. Los adultos no co- memos “cada cuatro horas”. Comemos cuando nos da la gana (excepto que compromi- sos laborales o de otra índole nos impidan comer durante ciertas horas). No comemos a la misma hora el domingo o el martes, no comemos a la misma hora en verano o en invierno. Muchos trabajamos a turnos, o con horarios irregula- res, y tenemos que cambiar de un día para otro nuestras horas de comer. Lo normal en la vida es co- mer “a demanda”, y a nuestros hijos tenemos que prepararles para la vida. “Igualar los permisos de maternidad y paternidad estaría muy bien si fueran dos años para la madre y dos años para el padre, pero cuatro meses y cuatro meses es un insulto” Te hemos leído decir que a principios del siglo XX el pri- mer sólido no se introducía hasta el año y hasta entonces solo tomaban pecho. Comen- tas que puede que en aquel momento fuera lo mejor pero que es difícil saber el momen- to perfecto de introducción de otros alimentos. ¿Cuál es la úl- tima recomendación al respecto y en qué se basa? La última recomendación (ESPGHAN, 2017) viene a ser que bueno, empecemos a los 6 meses, pero que empezar a los cuatro tampoco es tan terrible. Y se basa en unos pocos estudios en que parece que em- pezar a los seis es mejor que a los cuatro, pero tam- poco hay mucha diferencia, sobre todo en países in- dustrializados. No tenemos estudios sobre otras posibles fechas. 40 Cuando el niño empieza a comer otras cosas, evidente- mente va a tomar menos leche materna. Pero más que la introducción precoz, lo que va a influir es la introduc- ción masiva. No es lo mismo el que mordisquea un tro- zo de pan, que el que se toma una puré de 250 ml. Aún, también, muchos padres y sanitarios opinan que “a partir de los seis meses, los niños deben tomar le- che de continuación”. ¿Qué hay de cierto en esto? Nada. Ningún niño “debe” tomar leche de continua- ción. El niño que toma teta, pues sigue con “teta de continuación”. Y el que toma biberón, a partir de los