Madresfera Magazine 10- Mayo 2017 - Page 31

falso y la evidencia científica ha confirmado que no hay ningún ries- go ni físico ni psicológico. De hecho, y pese a que al psicólogo no le gus- ta hablar de beneficios sino de “lo que se pierde el niño que no es ama- mantado”, apunta que se ha obser- vado que a mayor duración de la lactancia mayores beneficios a nivel psicológico (como una mayor auto- estima y confianza o un mejor desa- rrollo cognitivo). “Es un tipo de rela- ción muy especial, un modo de interacción que de otra forma no se tendría porque implica un contacto ocular, físico...”, añade. A nivel emocional, según Soler, esa cercanía se ha visto traducida en que los niños que reciben lactan- cia durante más tiempo tienen me- nos riesgo de ser maltratados por parte de la madre. “Se hizo un estu- dio muy amplio en los 90 en el que se siguió a muchas madres y a sus hijos durante 18 años. Se vio que la lactancia materna efectivamente no protegía de un menor riesgo de de- terminadas conductas pero sí se ob- servó que había un mayor apego entre los padres y los hijos; tendían a percibir más cuidados por parte de sus madres y tenían menos ten- dencia a la sobreprotección”. Concluye Soler que la ausencia de información a nivel sanitario con la que muchas madres se encuentran cuando amamantan a sus hijos más allá del año les impide disfrutar de esta etapa “menos conocida” de la lactancia o, incluso abandonarla. “Si hubiera un correcto apoyo a la lac- tancia materna veríamos tasas muy diferentes a las actuales”, señala. tén interesados en la lactancia. Y es que, si bien es cierto que el campo de la medicina es muy vasto, y que es imposible abarcar todo, sí que encuentra Paricio imprescindible “que tener un interés general por es- tilos de vida más saludables sea prioritario entre los profesionales sanitarios porque, al final, están de- dicados a la salud”. Puntualiza que no todos los sanitarios deben ser “expertos en lactancia materna” pero sí deben verlo como “algo im- portante, tanto para las madres, como para los niños, como para la sociedad en general, y por ello tener una información básica. Y más aún en el caso de los pediatras”. Comparte esa idea el pediatra ex- perto en lactancia José María Pari- cio y se lamenta de que actualmen- te en España no haya una mayoría de profesionales sanitarios que es- ESTRATEGIAS DE PROMOCIÓN Y APOYO Pese a tener una influencia cultural similar, la occidental, en países El error del término “lactancia prolongada” Es habitual que al hablar sobre la lactancia mater- na en niños más “mayores”, sobre todo a partir del año, se emplee el término lactancia “prolongada”. Sin embargo, el uso de tal calificativo es inadecua- do porque, como explica la asesora e IBCLC Alba Padró “es un término muy ambiguo que no define nada”. ¿Prolongado respecto a qué? Para el pediatra José María Paricio habría que definir primero “hasta dónde llega una lactancia” para poder decir si llegado ese tope se puede conside- rar una “prolongación” de lo establecido. “La media de tiempo es relativa, habrá niños que se desteten al año de manera espontánea y los habrá que se desteten a los siete años”. Así, en función de la cultura, para unos “prolongada” será aquella que se extiende más allá de seis meses, para otros será la que se de más allá del año, de los dos, tres… Según la Asociación Española de Pediatría “el empleo de este término puede hacer pensar que la lactancia en niños mayores de un año se considera como algo que está “más allá de las recomendaciones, cuando en realidad es un objetivo en salud materno-infantil”. “La lengua española es muy rica en términos y creo que aún no hemos dado con el que defina la lactancia que dura más allá de lo que social o culturalmente resulta habitual en la actualidad”, opina Padró. Por tanto, es preferible hablar de “lactancia materna”, sin más calificativos, con el objetivo de normalizar. MAYO 2017 • mama • 31