Madresfera Magazine 09- Marzo 2017 - Page 89

[ OCIO EN FAMILIA ] Alondra Bentley “Los niños tienen más capacidad de apreciación, aprendizaje y fascinación de lo que pensamos” “Tocar para un público familiar me hace recordar lo bien que me sentía cuando era pequeña viendo conciertos u obras de teatro, o aquellos fines de semana en los que mis padres ponían música, abrían las puertas y ventanas de casa y salíamos al jardín a jugar. Lo disfrutaba muchísimo”. A Alondra Bentley, británica de adopción murciana, sus padres le contagiaron la pasión por la música y la cultura. Tal vez por aquellos recuerdos infantiles, y por ese amor a la música, Alondra Bentley empezó a enseñar inglés a pequeños de 3 y 4 años a través de la música, la danza y el juego. Cuando le preguntamos que qué pueden aprender los niños a través de la música, ella lo tiene clarísimo: “¡Muchas cosas! En primer lugar ritmo, es decir matemáticas, pueden desarrollar su inteligencia emocional a través de los estados de ánimo, ejercitar su memoria y trabajar su capacidad de concentración, aprender lenguaje, conceptos, descubrir historias, información...y todo esto disfrutando”. Su carrera musical arrancó allá por 2009, despuntando en la música folk con ‘Ashfield Avenue’, pero su estilo se ha ido impregnando poco a poco de tonos más cercanos a la música negra norteamericana y al pop. Para un público más infantil, los grandes protagonistas de esa carrera profesional por la que siente devoción su alter ego como maestra, llegaba en 2012 ‘Sings for Children, It’s Holidays!’, su tercer disco. “Trabajo con niños desde hace años y uno de los medios que más uso con ellos es la música aunque no tenía material propio. Los padres no paraban de animarme a hacer algo pensado especialmente para ellos así que un día decidí escribir canciones en las que la temática está pensada especialmente para los más pequeños”. Decidió así contar cosas sobre nuestro entorno, la naturaleza, los animales o las estaciones, “cosas que para los niños son fascinantes porque lo están descubriendo todo por primera vez”. Pero, en realidad, la única diferencia que podemos encontrar entre este disco y los de “adultos” son las letras. “El estilo o la longitud de las canciones no cambian, no creo que sea necesario adaptar ese tipo de cosas, los niños tienen más capacidad de apreciación, aprendizaje y fascinación de la que pensamos”; estilos y letras que van mucho más allá de las melodías pegadizas y facilonas en las que parecen estar encasillados los niños: “Hay tantísima música maravillosa en el mundo... esa es la que tenemos que elegir para ellos”. MARZO 2017 • mama • 89