Madresfera Magazine 09- Marzo 2017 - Page 79

[ SANA-MENTE ] cias emocionales, tienen menos seguridad, menos autoestima e incluso es más probable que sean víctimas de acoso”. Como los hay que relacionan la crianza excesi- vamente autoritaria con conse- cuencias similares en el desarrollo de los niños. ¿Está la solución, como muchas veces se dice, en el punto medio? “La solución no siempre se encuen- tra en lo que algunos llaman “el equilibrio”, como si estuviese la so- lución a medio camino entre dos posturas cualquieras, o entre dos errores”, reflexiona Catherine L’Ecuyer: “No es lo mismo llevar el bocadillo al adolescente de 15 años al cole que llevarle el muñeco a un niño de dos años el primer día de colegio. Y no es lo mismo dejar que un niño se manche libremente en un parque que dejarle subirse a un árbol de 40 metros. Es preciso ma- tizar en función del contexto con- creto, de la edad, de la situación”. “La educación verdadera empieza por el conocimiento que tiene un padre de su hijo y por la sensibilidad parental que se desarrolla a base de estar tiempo con él” En ese sentido, Catherine afirma que que los padres tendemos a eti- quetarnos entre nosotros porque vamos con recetas que no dejan de ser consejos genéricos que “no to- man en consideración la edad y las circunstancias del niño”. Consejos que leemos en cualquier parte, es- critos por supuestos expertos, y que no dejan libre curso a nuestra intuición materna y paterna: “La educación verdadera empieza, por un lado, con el conocimiento que tiene un padre de su hijo y, por otro lado, por esa sensibilidad parental, que se desarrolla a base de estar tiempo con él. La solución a muchos asuntos educativos se encuentra en esa sensibilidad, que nos permite in- tuir las necesidades reales de nues- tros hijos”, concluye. ■ La industria del consejo “El sentido común se ha convertido en el menos común de los sentidos porque hemos dado un protagonis- mo exagerado a la industria del consejo empaquetado”, argumenta la autora de ‘Educar en el asom- bro’, que considera que “vivimos en “la era del consejo” y que cuando no es la industria del consejo la que anula nuestra intuición paternal di- ciéndonos todo lo que hemos de hacer en cada momento, son las cuñadas, las suegras, la amigas, las vecinas o las madres del colegio. Parece que todo el mundo tiene derecho a opinar de lo mal que lo estamos haciendo. Todas las fami- lias tienen un proyecto. Y los pro- yectos familiares se respetan”. MARZO 2017 • mama • 79