Madresfera Magazine 09- Marzo 2017 - Page 71

[ CULTURETA ] dad del problema cuando nos dicen frases que nos dejan de piedra, pero realmente, si les escucháramos más, quizás aprenderíamos mucho”. Una literatura infantil necesaria “La literatura infantil tiene, al igual que la literatura para adultos, un compro- miso social. Quizás es todavía más fuerte en el caso de la literatura infan- til, porque estamos dando literatura pero también estamos formando, ayu- dando a educar a las nuevas genera- ciones. Una problemática actual es algo que los niños tienen que conocer, y si además nos sirve para hablar de tolerancia, de empatía o de diversidad, mejor que mejor”, argumenta Luis Amavisca. ”A los niños no se les puede hurtar la realidad, sino que hay que enseñársela de manera que ellos la entiendan” En ese sentido, Guridi echa de menos “más literatu- ra enfocada desde el punto de vista no-occidental en las estanterías de las librerías”, por lo que considera que “aún queda mucho camino por recorrer”; un ca- mino en el que el álbum ilustrado puede ser “una gran herramienta”. Luis Amavisca, por su parte, cree que la diversidad es “fundamental” pero que, sin embargo, “no se trabaja lo suficiente”. “Necesitamos concien- ciar a todos los niños, crear una sociedad responsa- ble, empática y plural, que englobe la diversidad y el respeto. En el caso de los refugiados, trabajando el tema con los niños podemos trabajar la empatía, im- portantísima en el desarrollo de los niños, y la solida- ridad”, argumenta. Y todo ello sin caer en la moraleja fácil o en los mensaje superfluos. “Lo más importante creo que es ser sin- ceros y no hablar a los niños como si fueran “tontos”. Y perdón por ser tan directo, pero es que es un tópico co- mún, que ocurre mucho, el hablarles como si no entendieran”, explica Amavisca. Su opinión la comparte Enrique Redel, que no está a favor de “dulcificar” el mensaje porque a los niños no se les puede “hurtar la reali- dad”, sino que hay que “enseñársela de manera que ellos la entiendan”. Esa realidad la muestra Francesca Sanna, dando según Redel un paso más, ya que los niños de hoy, ya acostumbrados a ver al diferente como igual, a com- partir pupitre con niños de otras razas y diferente co- lor de piel, comprueban que dentro de la normalidad siguen existiendo “situaciones anormales, como las barreras que se ponen a las personas que huyen de un país en busca de un futuro mejor”. Y ese futuro, que la ilustradora italiana refleja tan bien contrapo- niendo el negro de la guerra con la luz, los árboles, los colores y la vida, es uno de los mensajes que el edi- tor de Impedimenta considera más importantes en ‘El viaje’: “Francesca, que ha vivido de cerca en Italia el drama de los refugiados, me decía que todo lo que redime las vidas de estas personas es la esperanza de un mundo mejor. Y este libro es capaz de reflejarlo. No se ceba en lo malo, sino que deja un mensaje de esperanza”. Y para la esperanza. ■ MARZO 2017 • mama • 71