Madresfera Magazine 09- Marzo 2017 - Page 35

que llevan es basura. Y todo eso, por dar unos pocos ejemplos, son cosas que puedes evitar sustituyendo los desechables por productos reutilizables (bolsas, botellas, manteles y servilletas de tela, platos, vasos y cubiertos reutilizables, ¡y hasta pajitas lavables!); re- galando menos y mejor (por ejemplo, haciendo un buen regalo en grupo), comprando alimentos de ver- dad con tus propios envases y bolsas, y así hasta el infinito. ¿Podemos vivir sin producir residuros? Al 100% no lo lograremos nunca, menos en una ciu- dad, porque aunque yo compre a granel, el dependi- ente seguro que está produciendo residuos de alguna forma para poder servirme. Sin embargo, a nivel indi- vidual se pueden hacer muchísimos cambios. Hay mu- jeres que se han hecho muy famosas porque toda su basura de meses (no reciclable) cabe en un bote de vidrio. Hablo de personas como Bea Johnson, o mi amiga Mariana, del blog ‘Cualquier cosita es cariño’. Ahora, es lamen- table que tenga que ser solo un es- fuerzo personal y que a nivel políti- co y empresarial no se tomen más medidas para hacérnoslo más fácil. Y por eso es tan importante cambiar de hábitos y, además, activarnos, movilizarnos para exigir los cam- bios necesarios a las instituciones responsables. Los más pequeños también juegan un importante papel en todo esto pero es nues- tra responsabilidad como adultos hacerles partícipes de otro tipo de consumo porque de una socie- dad consumista, ¿niños, inevita- blemente, consumistas? ¡No, por favor, qué horror! Los niños son un reflejo de lo que ven en casa. No voy a decir que la sociedad no in- fluye en ellos, pero al final, lo que es definitivo, es el ejemplo que les da- mos y los límites que les trazamos. Creo en la educación libre y respetu- osa y sabemos que ésta solo funcio- na con límites claros. También creo firmemente en que como padres ten- emos que definir unas normas de convivencia en casa y enseñar a nuestros hijos a entend- er por qué pueden ser distintas de lo que ellos pueden ver reflejado en otros ámbitos. “Somos la generación de los desechables, del consumo desmedido, del fast food, el fast fashion y el low cost” Hemos sabido que según la ONU, si la población mundial alcanza los 9600 millones para 2050, ha- rían falta casi 3 planetas para proporcionar los recursos natura- les necesarios para mantener los modos de vida actuales. ¿Somos conscientes de las consecuencias del volumen de consumo actual a nivel mundial? A la pregunta de si somos conscientes, la respuesta es evidente: no, para nada. Ahora, ¿tenemos solución? Desde luego que sí. Consumiendo menos y de forma más responsable, tomando mejores decisiones, mejo- rando los procesos productivos, rescatando la pro- ducción agrícola tradicional (que respeta los ciclos de la naturaleza y que está comprobado que es capaz de producir suficientes alimentos para todos y reducir el desperdicio alimentario), reduciendo de forma signif- icativa la ingesta de productos de origen animal, sus- tituyendo las energías fósiles por energías renovables y consumiendo menos energía, que es la única forma de lograr esta transición. Como verás, algunos cambi- os están directamente en nuestras manos y otros no. ¿Es necesaria más educación en los centros escola- res para concienciar a los niños de lo importante que es un consumo más responsable y sostenible? Sí, así como creo que la responsabilidad principal es nuestra, como padres, también creo que en todos los otros ámbit HؘX[Y[H[H\Y[H\BY[\XH[HYY[\ۘ\HY[\0X]\ۜX\H[ܙ\ˈ[\H[Y\B\[H۝[HۈH\Y[HHZ\Z\Έ܂Z[\[Y\H[\[H\HHX]\X[\HKB\HYHp[Y\\ܝ[[[H[KBY[X[HH\Y[H]YHH][^H\H[[Y[\[ۙX[ܰYX\\YH\\X]\X[\PT M8(X[XB(