Madresfera Magazine 09- Marzo 2017 - Page 30

mos a los hijos que no hagan cosas que nosotros hacemos: “Es fre- cuente decirles “estas siempre con el móvil” o “hay que ver qué canti- dad de cosas le han regalado”; y no nos damos cuenta de que nosotros estamos continuamente con el móvil o con la tableta, que estamos cada uno en una habitación viendo la televisión”. UNA PUERTA A LA ESPERANZA Según la ONU, la degradación de la tierra, la disminución de la fertili- dad de los suelos, el uso in- sostenible del agua, la sobrepesca y la degradación del medio marino están disminuyendo la capacidad de la base de recursos naturales para suministrar alimentos. Si a eso añadimos que solo el 0,5% del agua del planeta tiene que satisfacer to- das las necesidades de agua dulce de los ecosistemas y del hombre y “La publicidad orienta a los menores hacia la satisfacción inmediata de los deseos, a priorizar el tener sobre el ser” que el ser humano está contami- nando el agua a un ritmo más rápi- do del que precisa la naturaleza para reciclarla y purificarla en los ríos y los lagos, la situación se vuelve dramática. Y si a eso suma- mos el incremento disparatado del consumo energético a nivel mundi- al, el panorama es apocalíptico. Sin embargo, hay esperanza, porque como afirma la socióloga Lourdes Gaitán, no es imposible es- capar de esta realidad, sino que solo hay que cambiar de priori- dades porque “la cultura de con- sumo no es un imperativo, sino una elección”. Y eso, según José Anto- nio Liébana, pasa inevitablemente porque consumir deje de ser el centro de nuestra existencia: “Ten- emos que aprender a vivir no pen- sando en lo que no tenemos sino en disfrutar de lo que tenemos. En este sentido habría que reducir el Sile, Nole: una iniciativa que fomenta el consumo responsable Desde 2007, aunque no fue registrada hasta 2010, la Asociación de Educación al Consumo Adelita está llevando a cabo proyectos para promocionar un Consumo Consciente y Responsable en el que primen las relaciones humanas y el cuidado por los recursos del planeta. Entre sus objetivos, además de éste, están el promover la autonomía responsable y el poder transformador de las personas, haciendo especial énfasis en la infancia. Y también el promocionar y difundir sistemas de consumo alternativos como el trueque o el uso de productos de segunda mano. De la mezcla de estos dos objetivos, de la infancia y el truque, surgió el proyecto ‘Sile, Nole’, que desde 2011 se lleva a cabo en el mes de diciembre en el Patio de la Casa Encendida 30 • mama • MARZO 2017 de Madrid. En él los niños, desde muy pequeños, se divierten a la vez que se sensibilizan sobre el consumo consciente y responsable. ¿Cómo? A través de la reutilización de juguetes en buen estado. Cada niño lleva a este mercadillo infantil aquellos juguetes con los que ya no juega o no necesita y éstos quedan a disposición del resto de menores. Y al igual que juguetes también se aceptan otros objetos, como instrumentos musicales, pinturas de colores, libros o ropa. De esta forma los niños pueden reestrenar juguetes, intercambiar unos por otros, sin necesidad de hacer un gasto económico, aprendiendo de esta forma que no siempre es necesario gastar dinero y que reutilizar los juguetes es una forma muy válida de consumo.