Madresfera Magazine 09- Marzo 2017 - Page 28

do y se le da sentido. En esta etapa se va incorporando todo, aunque no se entienda como un adulto, y si está en la televisión o en la calle anunciado, lógicamente los niños entienden que debe ser bueno”. A este condicionamiento de priori- dades y valores en los niños a través de la publicidad también alude San- dra Astete, que considera que ésta orienta a los menores “hacia la satis- facción inmediata de los deseos, a priorizar el tener sobre el ser”. Para Vanesa Pérez Torres, profe- sora e investigadora del Departa- mento de Psicología de la Universi- dad Rey Juan Carlos, sin embargo, no se puede establecer una rel- ación causa-efecto entre la publici- dad y el comportamiento de los niños, de la misma forma en que no se puede relacionar éste con la so- ciedad de consumo en la que na- cen. “Está claro que la publicidad diseña mensajes persuasivos con el objetivo de fomentar actitudes de consumo, ya que es su fin. Lo im- portante es el tipo de exposición y el acompañamiento de estos men- sajes que se hace desde la familia”. EDUCAR CONSUMIDORES RESPONSABLES Como matiza Sandra Astete, si bien el principal impacto ambiental con los alimentos y otros productos se produce en la fase de producción, no se debe olvidar que los hogares influyen en ese impacto a través de sus opciones y hábitos de consumo, que llevan asociados efectos para el medio ambiente derivados del con- sumo de energía y de generación de deshechos. Por ello, la portavoz de Unicef considera que “todos, cada uno desde nuestro rol y posición, tenemos una responsabilidad en la crianza y en la generación de va- lores en los niños y niñas”. 28 • mama • MARZO 2017 José Antonio Liébana, por su par- te, considera que la educación en familia “es básica”, ya que ésta con- stituye el contexto de socialización primario. Y aunque considera com- plicado luchar contra una sociedad “en la que hay una incitación conti- nua al consumo”, sí que añade que los padres y madres pueden adoptar y fomentar con sus conductas un consumo más sostenible y razon- able, ser un ejemplo para sus hijos: “Por ejemplo, ante la demanda del hijo de que se le compre una y otra cosa, está la negativa de los padres. Está claro que el hijo seguirá de- mandando el producto pero los pa- dres se deben de mantener en su actitud. No es un buen padre aquel que le compra todo lo que el hijo pide, ni tampoco son malos padres aquellos que no le compran a sus hi- jos aquello que no necesitan, aun- que todos los amigos lo tengan”. Al respecto, el profesor de la Universi- dad de Granada hace referencia a “la presión del grupo”, que en oca- siones provoca que a los padres “les mueva la pena o la culpa y cedan ante lo que les dicen los hijos”. “Se puede hablar de una cultura de consumo porque lo que mueve a la sociedad es el consumo”