Madresfera Magazine 09- Marzo 2017 - Page 15

[ EL POST DEL MES ] FICHA BLOGGER Diana Oliver: No es raro escuchar a muchos padres que se han sentido juzgados en relación a la manera que tienen de hacer una u otra cosa con respecto a sus hijos. ¿Opinamos demasiado acerca de cómo crían los demás? ZAZU: Bueno, sobre opinar me gustaría matizar, porque opinar pienso que es necesario en nuestra sociedad. Yo continuamente en mi blog estoy divul- gando con mi opinión, realizando reflexiones; pienso que este hecho es un derecho que tenemos todos y que utilizado de una manera sana puede ser incluso beneficioso para darnos cuenta de muchas cosas. Podemos opinar sobre un momento, un hecho, etc. La cuestión es cuando pasamos la barrera de la opinión y ésta se convierte en juzgar, aconsejar o criticar, que es cuando el mensaje que estamos mandado a los demás queda vacío de reflexión. Juzgar es algo que llevamos programado por nuestra educación, la cuestión es que nunca me había sentido tan juzgada hasta que fui madre. Así que sí, pienso que nos metemos demasiadas veces en la vida de los demás y si se es madre o padre parece que todavía más. Al menos así lo he vivido yo. Blog: www.aprendiendoconmontessori.com Blogger: Zazu Edad: 31 Hijos y edades: Uno de dos años y medio Blogger desde: 13/08/2015 Temas del blog: Educación Montessori, crianza respetuosa Páginas vistas/mes: En febrero de 2017, 875.149 Facebook: facebook/AprendiendoconMontessori Frase favorita: “Todo el mundo habla de paz, pero nadie educa para la paz. La gente educa para la competencia, y la competencia es el principio de cualquier guerra”. María Montessori. DO: En general, ¿tenemos demasiado miedo al fracaso, a arriesgar? Z: Sí, sin duda. Creo que la educación que ha recibido nuestra generación ha estado cargada de competiti- vidad, enfocada siempre a ganar. Un ejemplo claro de ello son las “temidas” notas en el colegio: llegar a casa y decir que habías sacado un 3 en el examen era de fracasado, incluso podía incluir algún castigo. Y al revés, las buenas notas se premiaban. De hecho, actualmente en muchas casas sigue siendo así. Si rebuscamos en la historia veremos la cantidad de “fracasados” que hay y que, sin embargo, han hecho historia gracias a eso, a sus fracasos. Einstein, Charles Chaplin o Steve Jobs son ejemplos de personas que fracasaron más de una y dos veces hasta llegar a donde llegaron. Sin error no hay aprendizaje; uno se transforma, aprende