Madresfera Magazine 06 - Septiembre 2016 - Page 75

[ SALUD ] E l periné es la zona del cuerpo humano que encontramos entre los órganos genitales (periné anterior) y el ano (periné posterior) y está compuesto por distintos músculos y ligamentos que serán los encargados de soportar la tensión durante la fase expulsiva en el parto. Durante el embarazo algunas mujeres optan por realizarse el masaje perineal, que consiste en la estimulación táctil de la piel y los tejidos del periné para aumentar la elasticidad y relajación de los mismos así como para mejorar la circulación sanguínea del suelo pélvico, y que tiene un claro objetivo: reducir significativamente, o incluso evitar, las posibilidades de sufrir un traumatismo del periné durante el parto. Pero, ¿es realmente efectivo? Mª Teresa Villar Varela, matrona, ex presidenta de la Asociación de Matronas de Madrid (AMM) y secretaria de la Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME), explica a Madresfera Magazine que el masaje perineal “ha demostrado ser eficaz si se comienza a hacer a partir de la semana 32, es decir, aproximadamente a partir del séptimo mes y medio de embarazo, y se realiza como mínimo dos veces por semana”. Según la matrona, la evidencia científica demuestra que la constancia es fundamental para la mejora de la elasticidad del periné y, con ella, la disminución de la probabilidad de que haya traumatismos perineales, además de que “disminuye el dolor postparto de la zona perineal, pro- mueve el conocimiento del cuerpo, la participación de la pareja y no tiene efectos perjudiciales”. Para las matronas de CoMare Part a Casa, por su parte, el masaje perineal debe ser considerado como una herramienta complementaria y “no como solución única” ya que, en base a su experiencia, intervienen muchos más factores en la prevención de las lesiones perineales como son “la libertad de movimiento, los pujos no dirigidos y en espiración, la posición de la mujer en el expulsivo, que se instrumente el parto o no, la edad y paridad de la mujer o la medicalización del parto”. Por tanto, según las matronas expertas en parto en casa, lo único que garantiza realmente que no haya episiotomía o grandes desgarros espontáneos durante el expulsivo es “el respeto a la fisiología (normalidad) del parto y a las necesidades de la mujer por parte de los profesionales que atienden el proceso”. El masaje perineal durante el parto: una práctica desaconsejable Durante años muchos profesionales han realizado el masaje perineal durante la última fase del parto con el objetivo de distender y “abrir camino” al bebé mientras la mujer realiza los pujos. Sin embargo, como aclaran desde CoMare, la evidencia científica desaconseja esta práctica “ya que no sólo no reduce el riesgo de lesiones sino que no otorga ningún tipo de beneficio”. ¿Qué dice la evidencia científica del masaje perineal? • El masaje perineal antenatal se asocia a una menor incidencia de desgarros que requieren sutura y a una disminución de un 15% de la incidencia de episiotomía en partos eutócicos en mujeres nulíparas (Klein, MC. Gauthier, PJ. Robbin, JM. 1994). • El masaje perineal realizado a partir de la semana 35 de gestación, una o dos veces por semana, es una técnica preventiva de desgarros en mujeres nulíparas (Beckman, MM. Garret, AJ. 2007). • La edad de la madre es una variable que puede aumentar de forma significativa los beneficios del masaje perineal obteniendo resultados más relevantes en mujeres mayores de 30 años nulíparas que realizan el masaje perineal diario seis semanas antes del parto (Carroli, G. Belizanamient, DJ. 2007). • En mujeres con partos anteriores y que realizan masaje perineal antenatal, refieren reducción del dolor perineal antes de los tres meses postparto (Lebrecque, M. Eajon, E. Marcoux, J. 2001). • También hay diversos estudios que coinciden en afirmar el descenso significativo de los desgarros de tercer y cuarto grado, específicamente. SEPTIEMBRE 2016 • mama • 75