Madresfera Magazine 06 - Septiembre 2016 - Page 49

ella. No veía necesidad de hacer las cosas de otra forma y ahora yo veo a mi hija mucho más segura que otros niños. Ella me va pidiendo su espacio pero cuando ella está preparada. Yo no quiero forzar sus ritmos. Quiero retomar poco a poco el tema de la interpretación pero evidentemente a otro ritmo porque yo conozco este mundo y no me sentiría bien yéndome a las 6 de la mañana y volviendo a las 10 de la noche cada día para irme a grabar durante un periodo de, como mínimo, 6 meses. Mientras vayan saliendo cosas puntuales de uno o dos días y yo me pueda organizar para que mi hija no lo note mucho, perfecto. Yo quiero estar presente, darle la comida, la cena, bañarla. Estar ahí. “Hay muchos mitos absurdos en la crianza que lo único que hacen es perjudicar al niño” En general, ¿respetamos el ritmo de desarrollo de los niños en la crianza o en este mundo en el que parece que siempre tenemos prisa para todo forzamos demasiado la máquina? No se respeta para nada. Desde muy pequeños se les obliga a que tengan una independencia y una seguridad prematura que lo único que hace es perjudicarles. Creo que no darles la seguridad y el tiempo que necesitan puede generar muchos problemas luego en su futuro, en su desarrollo. Hablemos de trabajo y maternidad. ¿Crees que realmente existe la conciliación? Se puede conciliar pero nunca como antes. Yo ahora para trabajar tengo que organizarla primero a ella: saber que todas sus rutinas y necesidades van a estar cubiertas, y que mi ausencia no le perjudique. Eso lo hace más difícil pero se hace. Cuando nace un hijo creo que tus prioridades cambian. Evidentemente hay que trabajar, pero yo me siento afortunada porque puedo dedicarme a lo que me gusta y no he tenido que vivir ese momento que, por desgracia, viven muchas madres de tener que volver a trabajar sí o sí y dejar a su bebé de pocos meses en una guardería. Elegí el momento idóneo para hacerlo porque quería disfrutar de ella y, al menos los primeros años, sabía que quería estar con Antonella 24 horas al día. Ahora estoy empezando a trabajar otra vez y he hecho cosas puntuales antes pero siempre en trabajos que me permitieran poder llevármela y no separarnos. Hay que encajar todo y hacer malabares pero todo te da igual cuando se trata de tu hija. Hace unos meses volviste al trabajo en Top Dance, un programa que fue cancelado de forma sorpresiva por la cadena: ¿Tienes algún proyecto en mente? Por el momento sigo con mis cosas de diseño; esto es algo que me ha permitido tomarme las cosas con más calma. Y bueno las cosas que van saliendo. Hemos leído alguna vez que te gustaría ampliar la familia. ¿Pasan por ahí tus planes de futuro? Sí, me encantaría darle un hermanito o una hermanita a Ant onella. Siempre dije que cuando cumpliera los tres me pondría con ello pero de repente los tres han llegado volando y ahora como estoy retomando un poco todo pues realmente no podría. Quiero esperar un poco y también tener un poco más de ayuda. Ese es un tema del que se habla poco pero encontrar a alguien de confianza que cuide de tu hija cuando tú no estás es horrible porque no es nada fácil. Hablas de lo difícil que es encontrar a alguien que te eche una mano cuando tienes que estar ausente. ¿Has sentido en algún momento cierta soledad en tu maternidad en ese aspecto? ¡Para nada! Creo que cuando tu eliges algo libremente nunca te vas a sentir sola. Sí que es cierto que me ha sido complicado encontrar personas de confianza que se queden al cuidado de mi hija. Por otro lado, pienso que una mujer que se convierte en madre puede sentirse sola cuando el viaje lo emprendes con otra persona a tu lado y por la razón que sea la pareja se separa, pero cuando haces algo como lo que he hecho yo, y que es algo que tu decides, no hay nadie a quien echar de menos. Es algo que has elegido tú y en mi caso no puede hacerme más feliz la decisión. Además, tengo la suerte de tener a mi familia como apoyo. Puede que si no la hubiera tenido, y hubiera estado sola en el mundo, no lo hubiera hecho porque en el caso de que a mi me pasara algo, ¿qué pasaría con mi hija? Si ese es uno de los miedos que siempre están ahí, pues imagínate si no tienes familia... ■ SEPTIEMBRE 2016 • mama • 49