Madresfera Magazine 06 - Septiembre 2016 - Page 38

Guarda muchas similitudes lo que explicas con el método KiVa de las escuelas finlandesas, ¿no? Es muy parecido. Lo que pasa es que nos fascinan los nórdicos, que lo hacen muy bien, pero esto lo tenemos aquí en muchos centros y desde hace mucho tiempo. Parece que siempre nos deslumbran más las cosas que se hacen en el extranjero, pero aquí hay todo un movimiento de convivencia positiva en las escuelas, al que yo pertenezco, y somos muchísimos los centros que trabajamos en esta línea con la participación del alumnado. Cambiando un poco de tercio: la educación tradicional se ha basado en la adquisición de conocimientos a través de clases magistrales. Ahora, muchas propuestas innovadoras, como la vuestra, “El aprendizaje necesita estar basado en la acción. Y si esa acción, además, transforma, consigues que se dispare la motivación” apuestan por la inclusión de competencias socioemocionales y de convivencia. ¿Crees que es importante este giro educativo y que se lleve a cabo de forma generalizada? Sí, y no solo en temas de convivencia, de valores o de educación emocional, sino también dentro de las propias materias, introduciendo el trabajo en equipo y el aprendizaje cooperativo, lo que se conoce como el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP). El modelo de clase magistral tiene muchas limitaciones porque si tu basas toda tu clase en una exposición vas a ten ȁչѕ͸䁱х)ո鵕ɼ䁱х)յ̸ɕ酩ͥф)хȁͅ͸)Քɕ́Ʌ́єѥѽ́ͽՍ́́Ž́)Քɕdͤ̈́͸)̰Ʌ͙ɵͥՕ)Ք͔ɔѥم͸(+q!Ք)Ʌȁ)ͽ)ф)ԁͅѼ)ɼх))ϊt+ dѕȁѕ͔ɕ酩)ոͼՔ)́ѕ%ф)́ɕչ́ͥ́ɗ́Ʌɼхȁ͕٥չ́Ȱ)ͤ弁ɼչɄх(((+()(+MAQ%5 I((