Madresfera Magazine 06 - Septiembre 2016 - Page 25

[ HISTORIAS PERSONALES ] los tres, de las anécdotas. Los primeros años son un maremágnum de sensaciones borrosas, de estrés y de caos. Ahora es un día a día, que, aunque se basa en la rutina, es agotador pero maravilloso y muy divertido”, reflexiona. “Los primeros años como madre los recuerdo como un maremágnum de sensaciones borrosas, de estrés y de caos” A su día a día llegó también la blogosfera maternal. Abrió su blog en 2014 y en apenas dos años se ganó el cariño de la gente. Tanto que el pasado mes de abril se alzó con el premio al “Mejor blog solidario” en la décima edición de los Premios 20blogs, a los que se inscribió casi por inercia, por lograr alcance o nuevos lectores. Ni siquiera estuvo pendiente de las clasificaciones de finalistas. “Fue Olga de Cuéntamelo Bajito la que de madrugada me dio la noticia. ¡Y yo durmiendo! Llegar a la final era un sueño, ¿cómo iba a pensar que ganaría? Cuando salió la fecha de la entrega de galardones no encontré billetes pero tampoco me supuso un drama. De noche, ya en pijama, me conecté a Twitter y estuve al tanto de la retransmisión de la entrega. Lo que vi fue un grupo de WhatsApp echando humo y un timeline lleno de ánimo, de fuerza y de apoyo. La comunidad de bloggers que estuvieron ahí, y de manera especial Catalina, de Mamá también sabe, fueron los responsables de que comenzara a creérmelo y en consecuencia a ponerme histérica. Cuando vi mi nombre me puse a temblar y no daba crédito. De verdad. Es indescriptible la sensación”, rememora con emoción. Su blog, que ha vivido “un proceso de madurez paralelo, de concreción”, algo “inevitable” cuando se escribe de temas tan personales y con causa, le ha dado muchas cosas, pero sobre todo una tribu que provocó que desapareciese la soledad que estaba experimentando y que ésta se transformarse “en algo positivo, en un aprendizaje que diera como resultado una mejor versión” de sí misma. Por el camino dice haberse encontrado con “gente fantástica” que, sin saberlo, le han servido de “inspiración y de motivación”. Por ello, y aunque le suene a tópico, reconoce que entrar en la comunidad bloguera ha sido para ella “una tabla de salvación”. Quizás por eso ya espera apuntar en su agenda nuevos eventos para los que coger el avión, plantarse en Madrid y repartir abrazos a las mamás que conforman su tribu. ■ SEPTIEMBRE 2016 • mama • 25