Madresfera Magazine 06 - Septiembre 2016 - Page 24

[ HISTORIAS PERSONALES ] “Cuando los altibajos se convierten en una constante te acaba costando menos levantarte y racionalizar” de su familia. Su casa está en Madrid, donde espera volver algún día, pero de momento su residencia está fijada en Melilla. Allí ha sentido la soledad de una maternidad sin apoyos. “El hecho de haber vivido en esta ciudad anteriormente me hizo recibir la noticia del cambio de destino con más optimismo. Sin embargo la realidad es que mi idea era la de una experiencia de recién casada, trabajando y sin hijos”. de paz antes de verse arrollada por la vorágine de la rutina. “Momento confesión: este verano me he levantado sobre las 6 porque me he permitido el lujazo de –atención- volver a ver películas completas por la noche, a lo loco…”, dice entre risas antes de reconocer que pronto volverá a ponerse el despertador a las 5 en busca de su momento de relax. Consecuencia directa: el bofetón de realidad que se llevó este año. Horarios imposibles con los niños, organización de locos y un marido con mucho trabajo. “Lo he vivido con cierto ostracismo y muchísima soledad”, reconoce. Al final del curso, tras darse tiempo para pensar y replantear prioridades, se dio cuenta de que había muchas cosas que no podía cambiar, pero sí otras en las que podía mejorar, especialmente en su actitud. Ahora afronta el nuevo curso con circunstancias similares, “pero con una mentalidad más positiva y con muchas esperanzas y confianza en que todo va a ir mejor”. EL DESCUBRIMIENTO DE LA COMUNIDAD BLOGUERA Lo que no va a cambiar, eso sí, es su costumbre de madrugar mucho para disfrutar de unos minutos 24 • mama • SEPTIEMBRE 2016 Cuando Vanesa se quedó embarazada de su primer hijo estando en Meli