Madresfera Magazine 06 - Septiembre 2016 - Page 19

[ EL POST DEL MES ] Si me permitís si que quiero daros dos consejos: ser serios en el trabajo. Si os comprometéis a tener algo en una fecha, tenedlo, si hay que presentar un informe, presentadlo, haced las mejores fotos que seáis capaces de hacer, escribid lo mejor que sepáis, dadlo todo. Vuestro trabajo es vuestra carta de presentación, es lo que dice quiénes sois en internet. Que lo que hagáis os haga sentir orgullosos y de ahí vendrá todo lo demás. El segundo consejo es ayudad siempre al de al lado. No veáis la blogosfera como una competición. Os perderéis lo divertido que tiene (y recordad, esto se hace porque nos gusta, porque nos enriquece, porque nos divierte) y os perderéis a gente estupenda que tiene vuestros mismos intereses. Yo tengo la inmensa suerte de contar como amigas a muchas blogueras. Nos ayudamos mutuamente y me enriquecen a diario, a todos los niveles, personal y profesionalmente. Mucho mejor esto que estar discutiendo todo el día. se aprende: me pasó una vez, pero no me ha pasado más. Las marcas tienen que tener menos miedo a exponerse a las críticas de verdad e interferir menos. Citar un aspecto negativo de un producto no sólo no es malo, es que es lo que da credibilidad al resto de sus virtudes. ¿O no os pasa que receláis de las opiniones cuando sólo tienen cosas buenas o malas que decir? En todo este tiempo, ¿crees que ha habido una evolución de las marcas interesadas en la blogosfera maternal? Es difícil de decir. Hay quien ha sabido leer muy bien qué se puede esperar de los blogs y los que no lo han hecho y vienen a la blogosfera buscando cosas sin sentido. Me explico: la blogosfera es muy útil para prescribir cosas desde la experiencia, pero cuando las marcas intentan interferir tanto para trasladar SU mensaje están boicoteándose a sí mismas. La gente no quiere saber lo que tienen las marcas que decir, eso ya lo dicen los anuncios, sino lo que dicen personas externas. Recuerdo una vez que estaban empeñados en que diera un enfoque a un artículo que yo no quería dar porque no estaba convencida de ello. En cambio, encontré una ventaja objetiva al producto muy interesante para mí y que tenía un montón de argumentos para defender. Hubo muchos tiras y afloja y yo en aquel momento tenía que haberme plantado y haber dicho mira, no, o lo hago así o no lo hago. Al final quedó una cosa descafeinadísima, cero convincente, y mis lectores me preguntaron precisamente por la ventaja objetiva que yo apunté así como de refilón. Pero mira, de todo Tus hijas han ido creciendo con tu blog, ¿hay un mayor interés por la preadolescencia en la blogosfera maternal? Muchas veces parece que la blogosfera se centra en bebés y niños de 1 a 6 años… Yo creo que interés hay, pero es algo que he hablado con otras madres de preadolescentes: es muy complicado hablar de ello. Permitidme ser un poco cruda. A todos los bebés les quitamos el pañal, muchos tienen cólicos, nos roban el sueño. Podemos contarlo, con mayor o menor personalización, eligiendo el anonimato o no. Pero cuando son preadolescentes estos hijos te pueden leer y hay cosas que son muy de ellos. Mis hijas no tienen ningún problema en ayudarme con una reseña de un libro, con un vestido que nos hayan mandado, con otras muchas cosas. Pero no podría contar sus intimidades, ni siquiera mis propios sentimientos más allá de generalidades del tipo qué harta me tienen, que es algo que nos pasa a todos (y ellos dicen lo mismo de nosotras). Sus secretos, su vida íntima es suya y no somos quienes para contarla porque no nos pertenecen. Entonces es que es complicado encontrar un enfoque con el que nuestros hijos se sientan cómodos. Ahí estamos, dándole vueltas. ■ “Algunas series de adolescentes fomentan el bullying al diferente con risas enlatadas de fondo” Y la propia blogosfera maternal, ¿Ha cambiado mucho? Muchísimo. ¡Para empezar en tamaño! En 2011 nos conocíamos todas porque éramos cuatro gatos pero ahora es complicado porque hay una barbaridad de blogs como sabéis bien en Madresfera. En aquellos años se vivía todo con mucha intensid