Madresfera Magazine 04- Mayo 2016 - Page 76

[ SALUD ] La salud bucodental de los bebés y niños: mitos, trucos y recomendaciones El sueño, la alimentación, el desarrollo de los niños y su salud son los temas que más preocupan a los padres que, a menudo, se olvidan de algo también muy importante: la salud bucodental de los pequeños. En Mama hemos hablado con Irene Iglesias, madre y odontóloga especializada en niños, para conocer las últimas evidencias en el tema, algunas recomendaciones de salud bucodental que no debemos pasar por alto y cuáles son los mitos que giran en torno a la misma. POR DIANA OLIVER S i le preguntamos a Irene Iglesias, Licenciada en Odontología y experta en salud bucodental infantil, cuándo es recomendable hacer la primera visita al dentista con nuestros peques, ella lo tiene muy claro: “En el útero”. Y es que, según la odontóloga, “la primera visita debe ser cuando la madre está embarazada, o antes, para aportar indicaciones higiénico-dietéticas”, ya que, según nos explica, los dientes de leche comienzan a formarse muy pronto, tanto que muchas madres aún no saben siquiera que están embarazadas. “El déficit de vitamina D en la madre, por ejemplo, puede dar lugar a alteraciones en la estructura dental del niño que le predisponga a caries de la primera infancia. Dar a las embarazadas consejos sobre salud bucodental disminuye radicalmente las caries en sus hijos”, afirma. Después, la primera exploración bucodental con el niño debería ser antes del primer año, según las 76 • mama • MAYO 2016 sociedades científicas, pero Irene prefiere adelantarla a los 6 meses “para mostrar a las madres cómo deben cepillar y cómo deben hacer para prevenir caries en sus bebés”. En ese sentido, añade que puede ser una buena idea acudir con el bebé aprovechando la visita de un hermano mayor o directamente acompañando a su madre a su revisión habitual para que vaya tomando contacto con el dentista. ¿Y cuándo debemos empezar a preocuparnos por la higiene bucodental de nuestros hijos? “Desde la erupción del primer diente”. Así de clara es Irene Iglesias, quien recomienda que antes de que eso suceda, ya hayamos acostumbrado al niño a “limpiar con un dedo envuelto en una gasa por las encías, entre encías y labio y sobre la lengua, o con un dedal de silicona para aliviar las molestias de la erupción”. El objetivo de esto, según