Madresfera Magazine 04- Mayo 2016 - Page 57

[ BLOGUEROS EXPATRIADOS ] la cultura del país que nos acoge ya sea por trabajo o turismo, pero mi recomendación es que seamos respetuosos con su cultura y no hagamos cosas que puedan resultar ofensivas. ¿Y qué te espanta? ¿Qué es lo que más te ha chocado y no te ha gustado o no recomendarías hacer? Si es que hay algo, claro... Lo único que me espanta, pero cada vez menos, es no saber cuándo voy a volver a vivir a mi país. Me chocó, y me sigue chocando, que hay mujeres que llevan TODA la cara tapada con un pañuelo negro ligeramente translúcido. No es el Niqab que deja los ojos al descubierto y al que ya estoy acostumbrada. Tampoco es como el burka azul que usan las mujeres afganas. Lo que me parece muy curioso es que las mujeres que usan este pañuelo suelen llevar bolsos carísimos, tacones de infarto y de lujo, son delgadas e intuyo que jóvenes. En ocasiones van acompañadas de maids y siempre que las veo es en los centros comerciales donde hay más tiendas de lujo. Yo uso el Carrefour (risas). Nos puede gustar más o menos ¿Cómo se vive la maternidad en Doha? Yo siempre digo que la maternidad como expatriada es un factor protector o facilitador, porque tu hogar viaja contigo y porque vivas donde vivas las rutinas diarias son más o menos parecidas y eso da sensación de estabilidad. Pero sí que hay ligeras diferencias. Por ejemplo, en Doha ser madre implica un quebradero de cabeza a la hora escoger o más bien que te escojan en un colegio, pasarte gran parte del día conduciendo, meterte unos madrugones inhumanos, no contar con tribu y tener que darle explicaciones a tus hijos sobre ciertas cosas que en tu país de origen no tendrías que dar. ¿Qué diferencias encuentras en la crianza de tus hijos con respecto a la de otras mamás en Qatar? Tengo que decir que llevo pocos meses y que estoy dando muchas opiniones que se basan en primeras percepciones y por lo tanto puedo estar muy equivocada. Pero mi sensación con las familias catarís es que están en proceso de readaptación ante una nueva realidad como es la riqueza extrema y muy reciente. Veo un excesivo consumismo, hijos criados por niñeras de otros países con las que no comparten idioma, ni cultura y muchas veces ni religión, niñeras que caminan por detrás de las madres, que acompañan a las familias a todas partes, que reciben salarios MAYO 2016 • mama • 57