Madresfera Magazine 04- Mayo 2016 - Page 46

la mujer quién piensa antes en ser madre y una vez que lo plantea a la pareja, quién toma las riendas de ocuparse y ponerse a ello”, afirma Soledad Chamorro, psicóloga de la Unidad de Apoyo Psicológico del IVI. Las sensaciones las comparte Juan Antonio García Velasco, director de IVI en Madrid: “Aunque no se puede generalizar, en general las mujeres se hacen sus análisis, o ecografías o exploraciones o se ponen sus inyecciones y no es que les guste, pero entienden que es necesario, y en cambio, al varón a veces le pides un estudio del semen o un simple análisis y parece que no hay día que le venga bien…”. En la infertilidad masculina entran en juego dos factores que van íntimamente ligados. Por un lado, la herencia que los hombres llevan arrastrando desde hace siglos, educados como han sido histórica y culturalmente para no mostrar sus emociones: “Se ha generado la idea engañosa y tremendamente arraigada de que sentir y emocionarse es más bien un signo de debilidad, claramente incompatible con el rol que el hombre juega en la mayoría de las parejas. Al hombre se le exige ser fuerte y no flaquear, además de presuponérsele una capacidad de poder ser padre incuestionable”, analiza Soledad Chamorro. Por otro, la puesta en cuestionamiento de su virilidad, la capacidad de sus ‘soldaditos’. Así lo refrenda la psicóloga de IVI, quien considera que todavía hoy en día tener problemas de fertilidad para un hombre significa en muchos casos “una ofensa a su virilidad y un cuestionamiento social y personal de la misma”. Para la doctora, se les atribuye a los ‘soldaditos’ “todo un valor de masculinidad que se pone en peligro si éstos no demuestran servir para aquello para lo que da sentido a su existencia”. Al final, el estigma asociado a los problemas de fertilidad masculina, acaba conllevando también “poner en tela de juicio la valía sexual, personal y social” y en muchos casos, termina generando en el hombre “una vergüenza no manifiesta, que afecta a la autoestima personal y que en la mayoría de los casos se refleja en una negación del tema convirtiéndolo en algo tabú”. Como resultado, como reconoce Soledad Chamorro, cuando la in- Factores, causas y mitos de la infertilidad masculina El doctor Juan Antonio García Velasco señala a mama los cinco factores que influyen directamente en la infertilidad masculina: las anomalías genéticas, la obesidad y la mala alimentación, el tabaco y el alcohol, los antidepresivos y el estrés. ¿Y qué hay de los móviles, de la ropa ajustada, del calor y de todos esos mitos vinculados a la infertilidad? “Hay puntos muy claros, y otros no tanto: por ejemplo, las profesiones sedentarias donde el varón pasa muchas horas sentado en un sillón hacen que los testículos no estén a la temperatura que tienen que estar. El hecho de que los testículos no estén dentro del cuerpo humano sino fuera es precisamente porque tienen que estar 1-2ºC por debajo de la temperatura corporal, y cualquier profesión que no ayude a esto, dificulta la reproducción (trabajadores en hornos con muy altas temperaturas). De aquí que la ropa muy ajustada tampoco sea la mejor. Y 46 • mama • MAYO 2016 sobre los móviles la evidencia aún no es concluyente, pero yo sugeriría no llevarlo en el bolsillo delantero o entre las piernas en el coche”, aconseja. Las cinco principales causas de infertilidad masculina en la actualidad son las alteraciones del tracto genital que imposibilitan depositar el semen en el fondo de la vagina durante el coito; los problemas de erección; la disminución de la calidad y la cantidad del semen; las curvaturas muy pronunciadas del pene o una gran disminución del mismo; y la obesidad extrema. ¿Se podrían prever algunos de estos factores durante la pubertad y la primera juventud para preservar el esperma? “En casos de patología oncológica sin duda, Me refiero a varones que pueden quedar estériles después de la quimio o radioterapia. Además es muy sencillo. El resto de los problemas suelen ser congénitos”.