Madresfera Magazine 04- Mayo 2016 - Page 43

¿Qué aprendiste de todo aquello? Que sólo nosotros podemos decidir sobre nuestra vida. Que la vida es aquello que nosotros queremos que sea. Y esto no quiere decir que todo vaya a salir según lo planeado, sino que de nosotros depende integrar cada experiencia, aunque sea dura e indeseable, y transformarla para que nos ayude a convertirnos en alguien mejor. Publicaste “Un bulto en la mama: Tú eliges cómo abordarlo” con la intención de apoyar y arrojar algo de luz a las mujeres que están viviendo tu experiencia. El libro se convirtió en un verdadero éxito e incluso quedó finalista en el prestigioso International Book Award. ¿Qué va a encontrar alguien que busque apoyo en el libro? Por un lado, información clara y explicada de una forma sencilla, que trata de dar una visión global de lo que es el cáncer. También se abordan preguntas que todas nos hacemos y normalmente nuestro entorno evita: ¿Me voy a morir? ¿Por qué a mí? Son cuestiones que no se pueden ignorar, pero que muchas veces sólo otra persona con cáncer se atreve a plantear, porque también se las ha hecho. N DA I Durante el proceso de búsqueda de embarazo, ¿qué te animaba a seguir hacia delante y no tirar la toalla? Creo que varias cosas: la primera, el deseo de que mi marido tuviera un hijo. Fue muy duro ver su cara cuando supo que habíamos perdido a Eloi. La segunda, la imagen de vernos a los tres juntos en casa. La tercera, la confianza que tenía en un equipo de médicos impresionante que me cuidaron y me apoyaron, dando a mí embarazo la misma importancia que yo le daba. Durante el tiempo transcurrido desde el diagnóstico te encontraste con muchas mujeres con experiencias semejantes a la tuya, mujeres jóvenes que deseaban ser madres tras la recuperación. ¿El factor económico es determinante a la hora de poder permitirse o no ser madre en dichas circunstancias? El factor económico puede ser determinante en algunos casos, sí. La seguridad social cubre la fertilización in vitro tras un cáncer hasta una determinada edad. El problema es que la reserva ovárica de muchas mujeres jóvenes cae en picado tras la quimioterapia. Por tanto, por mucho que se estimulen sus ovarios, no se conseguirán ovocitos ѽ́ͽ́Քɕɥ)͸ձ́ɥ̸1͕ɥͽՉɔѽ́Օѽ̰Ք́ͅɥȁɼɄ)ȁՑȁ́ɥم̸()=I5()Aȁɼ)A=IQ)ѥټչхɼ́Ցȁ́ͽ́ՔՕɕՕ鄁Ք)ͥхɄɽхȁոɽͼȸ ɕՔѽ)ѕ̰م́ɼ)ٕ́́Օфхȁ)䁍ͽɽ́͵̸qUձѼ)S聕́͵ɑɱt́Ʌх́Ʉ)ɱ()()ͥոɥՔɽх)ɵ́ͥѥلͥ)ɕ䁑͙х)՗Ž́ɽ̰ͥɔ͍єͼՔ)YՕɅ)ոɽ啍ѼѼM)ՔɄՔɓ)ѕхɱḾ͕ѕх䁕ͼɅե1)Քхȁ)ՅɄ́ѕхɱͥєՔչ́)ٗչՕټ)͕ȁ弁եɥ٥)Ʌ鼁ͼչѼ)ȰՔ儁եɄɕȰͥɄՔ)͔ͅɽ͔ɼ)()9(+ Qȁɵ͸́)́ɕ́Ʉѽȁͥ)O ɼՔ1ɵ͸͕́ɥȸ)ͤѽ́ͥ́Քхٕ̰́́)͕ɕ́՗Ž͕́́Օ̸եٽєՔ)́聵͵Օ͕ȁ)хȁɼ͔Ʉ)хȁՔɄͽ)͔եٽ́Քф)ԁ٥ͽɔՔ٥є)͸ȁ́ոɅՍ́ɼQ͕ѥȁѕє䁙Ʌ)́ՔѽєԁɅхѼqոɽ啍Ѽϊtє)ɅєɕɅ͸U)ѥɼՔ)͕ȁхمȁ+ ͵͕եє)MՔՓ́ɽͧ͸MɽЁȁ)ͥɔɅȁɽ啍ѽ̸9)ՕՔյȁՕɄɼ)٥͔Ʉѽ́)̸ٕͅEՕѕɱх䁕ѕȁ)̸ՔɅ́ͅ)́́́х́ȁ)ՔͅȰɝɄ)͕ɅɵՔչٕɅ́չ̰́)̀䁱Ʌ䁵ɕ5e<؃()(+((0