Madresfera Magazine 04- Mayo 2016 - Page 34

ta los 40 años por la sanidad pública (“por una cuestión de optimización de los escasos recursos que actualmente dispone la sanidad en España”, aseguran desde SEF), que tiene asociado un dispendio económico no al alcance de cualquier bolsillo y que oscila entre los casi 800€ de una inseminación a los hasta 9.000 € de una donación de óvulos, pasando por los cerca de 5.000 de una o varias fecundaciones in vitro. La inversión, no obstante, es muy variable, ya que como explica el director de IVI Madrid, “hay parejas, que teniendo un mal pronóstico se embarazan pronto, y otras con mejor pronóstico a veces pueden tardar más”. Un duro camino hacia la maternidad deseada La soledad, la frustración y la incomprensión son sentimientos compartidos por muchas mujeres que tienen que pasar por un tratamiento de infertilidad que, a veces, se extiende durante varios años sin obtener resultados. La medicación, las expectativas de éxito, el tiempo de espera, la motivación con la que se enfrenta, el clima médico... “Son muchas las variables que nos pueden provocar diferentes dificultades psicológicas, pero la gran mayoría sufre de ansiedad, estrés y depresión”, afirma la psicóloga Eva Labarta Valdecantos, de Alumbra Psicología e Infertilidad, que añade que a raíz de los tratamientos pueden aparecer dificultades para continuar con los mismos, como “el aislamiento social, sentimientos persistentes de tristeza, culpa o falta de valía, conflictos en la pareja, problemas de comunicación o en las relaciones sexuales y grandes cambios en el apetito, el peso o el sueño u otros problemas mayores”. “De entrada te diré que la infertilidad es una enfermedad dura, pero no es vital, incluso hay personas que no quieren tener hijos y les viene bien saber que no han de estar tomando medidas anticonceptivas. A otras personas que dentro de su lista de proyectos personales, tener hijos está en la prioridad número uno y lo consiguen en el primer tratamiento tampoco les afecta mayormente”, asegura por su parte Elena Sofía Alguacil Garrido, psicóloga especialista en fertilidad en Alumbra. Como reconoce la psicóloga, sin embargo, “la ansiedad va creciendo según van subiendo de nivel en los tratamientos sin conseguir su objetivo”. La pregunta es, ¿en qué momento una pareja tiene que decir basta? Para el doctor Juan Antonio García Velasco llega un momento donde el esfuerzo que supone un trata- Cuestiones legales: por Fernando Abellán, de Derecho Sanitario Asesores En caso de separación de la pareja, ¿qué ocurre con los gametos que hayan sido conservados? Si hablamos de gametos, debe distinguirse el caso del semen del caso de los ovocitos. El semen puede descongelarse con la simple petición del varón del que procede, mientras que para descongelar los ovocitos la mujer debe esperar a que ya no esté en condiciones de utilizarlos para su reproducción, y esa situación pueda acreditarse con unos informes clínicos. La razón de esta diferencia estriba en que cuando se hizo la ley de reproducción asistida se quería apostar porque los ovocitos sobrantes se donaran para la investigación en lugar de descongelarse sin otro fin. 34 • mama • MAYO 2016 En los casos de tratamientos de infertilidad con inseminación artificial de donante, ¿es posible conocer la identidad del mismo? La norma española determina que la donación es anónima, por lo que no es posible saber quién es el donante. ¿Cuáles son los límites legales de la reproducción asistida? Como límites podrían mencionarse las cuestiones que no están permitidas. A modo de ejemplo destacaría: la maternidad subrogada, la selección de los donantes por las parejas receptoras, la selección de sus rasgos y características, y el conocimiento de la identidad de los donantes.