Madresfera Magazine 01 - Noviembre 2015 - Page 36

D.O:¿Es fácil ser madre en el siglo XXI? E.H: No. Para nada. Tenemos información pero también más presión. Debemos seguir siendo igual que antes (mujeres estupendas, trabajadoras aceradas, amantes profesionales) y, además, madres (enfermeras, nutricionistas, cocineras, limpiadoras, animadoras de tiempo ¿libre?). Cualquier decisión se cuestiona, por el entorno, la familia y ¡hasta por los anuncios de la tele! ¿Quién no se ha sentido juzgada por no alimentar a su hijo con las galletas “nosequé” que llevan toooodas las vitaminas y minerales para su correcto crecimiento y el óptimo desarrollo que su cerebro necesita? Todo es “lo mejor para tu bebé”. Buf. En realidad, yo pienso que ser madre consiste es decidir, desde el principio, desde antes de embarazarse. Ser madre es optar por uno u otro camino y no temer ir perfilando matices para construir una maternidad a medida. Sería más fácil seguir manual, pero no lo hay. Y si intentamos seguir todas las instrucciones, métodos (y toooodo lo que intentan vendernos) se convierte, en muchos casos, en un suplicio. D.O: ¿Necesitamos un cambio de conciencia radical para poder llegar algún día a los niveles de conciliación (real) y amparo de la maternidad/paternidad que disfrutan los países del norte de Europa? E.H: Necesitamos un cambio profundo en mucho sentidos: un cambio de conciencia, político, médico, educativo y colectivo. D.O: ¿Cómo ha sido para ti conciliar el trabajo en la televisión con tu maternidad? E.H: A mí me ha resultado sencillo porque tenía ahorros y he podido decidir aparcar mi trabajo hasta que me ha parecido preciso, porque no he tenido miedo de quedarme en la cuneta profesional y, muy importante, porque mi hijo tiene un padre comprometido al 100%. Creo fervientemente que los hijos necesitan a sus padres presentes y tranquilos D.O: Conciliación. ¿Utopía o realidad en un país como España? E.H: Totalmente utópico. Los hijos son de todos. Una población envejecida conduce a un país a la extinción. Si queremos jubilarnos algún día, y cobrar una jubilación, hace falta que las naciones comprendan el tener hijos como algo bueno para todos. Hay que facilitar a las madres y a los padres que afronten la crianza con tranquilidad, sin aprietos económicos o miedos profesionales. Hay que lograr que los niños crezcan sin estrés, aunque sólo sea para que vayan menos al médico en el futuro. Ya hay países que lo hacen bien. Sólo hay que copiar. D.O: Pensando como madre: ¿En qué país te hubiese gustado serlo? ¿Dónde crees que te hubiese resultado más fácil? E.H: Escandinavia se lleva la palma de oro en estas