Madresfera Magazine 01 - Noviembre 2015 - Page 11

[ EL POST DEL MES ] Prepara en casa el puré o la comida en trozos, y llévatelo en un táper o en un bote de cristal de conservas reutilizado. CEREALES El contenido en azúcar de la gran mayoría de los cereales para bebés (de marcas con mucho renombre) que nos rodean en los supermercados y farmacias es excesivo. No obstante, si los quieres utilizar, es tu decisión, pero mi recomendación es que los sustituyas por otras alternativas saludables. Alternativas Cereales normales que comen todos en casa: pan, pasta, arroz, quinoa… Cereales infantiles sin azúcar que puedes encontrar sobre todo en herbolarios y tiendas de productos bio. YOGURES PARA BEBÉS Los yogures para bebés son un producto totalmente prescindible, incluso no recomendable, sobre todo por su contenido en azúcar, así mismo lo ha reflejado la OCU tras analizar los dos tipos de yogures para bebés del mercado. Muchos padres los compran y se los dan a sus bebés asumiendo que son saludables sin observar su composición ni el azúcar añadido. No están hechos con un 100% de leche de continuación, y llevan otros aditivos que no los hacen aptos para bebés. Alternativas A partir de los 9 meses, si el bebé quiere, puede tomar yogur natural “normal” sin azúcar. Según la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica los bebés de más de 9 meses pueden tomar leche de vaca y derivados siempre que sea en baja cantidad. LECHE DE CONTINUACIÓN O TIPO 2 Este producto sí que es necesario para bebés que no toman leche materna y se puede tomar desde los 6 a los 12 meses. A partir de ese momento, el bebé puede comenzar a dejar el biberón y pasar a la leche de vaca entera de tetra brik poco a poco, sin superar los 500 ml al día (2 vasos o 4 yogures), cantidad máxima establecida para prevenir carencias en hierro, ya que la leche de vaca tiene un bajo contenido en este mineral. Existen posibles excepciones a estas recomendaciones que deben ser indicadas por parte del pediatra en las que se continuaría con leche tipo 2 más allá del año (riesgo de sobrepeso, antecedentes con enfermedades cardiovasculares o dislipidemias). LECHE DE CRECIMIENTO O TIPO 3 La leche de crecimiento está desaconsejada por la Agencia Europea de Segurida [[Y[