Las Cronicas de Zenel ~El Clan Futuro~ - Page 5

~Prólogo

Un final repentino para un triste pasado

Hubiese podido ser un día cualquiera, en la vida de un adolescente común, en una aldea corriente, pero no fue así.

Caminaba pensativo mientras regresaba a casa después de ayudar al Señor Lobra, como cada mañana desde hacía ya bastantes años.

El Señor Lobra era un anciano amable, que le había proporcionado empleo desde que su padre desapareció, lo cierto es que le debía mucho, lo había tratado como si fuese su propio nieto, y gracias a él pudo sobrevivir, aun siendo solo un niño de diez años, con lo que aquel anciano le pagaba por ayudarle en su huerto de bayas, al que éste dedicaba toda su vida.

Absorto en sus pensamientos, dio un respingo al escuchar un agónico gemido cerca de unos arbustos a su izquierda. Se dirigió hacia allí rápidamente, y al llegar esquivó por poco una bocanada de fuego que chamuscó los arbustos por completo, dejando al descubierto un Ponyta. El Ponyta estaba tumbado en el suelo, parecía gravemente herido, y su crin llameante estaba casi consumida.

-¡Dios! ¿Quién te ha hecho esto?- Gritó Zenel mientras intentaba acercarse al herido Pokémon, que no paraba de convulsionarse y de lanzar fuego a bocanadas; aunque sabía que no iba a obtener respuesta alguna. Ponyta relinchó fuerte, y el joven abrió rápidamente su mochila y sacó de allí un par de bayas Zidras de las que siempre se llevaba para almorzar del huerto del señor Lobra.

-Toma, cómete esto, te hará sentir mejor, al menos un poco. – siguió hablando para tranquilizar al Pokémon, e intentó acercarse para hacerle comer las bayas, pero este no atendía a razones, y seguía relinchando y atacando al azar consumido por el dolor.

Zenel esperó a que el Ponyta abriese el hocico para relinchar, y entonces le introdujo una de las bayas Zidra en la boca, la cual el Pokémon tragó casi sin masticar, y acto seguido la otra, sin darle tiempo a reaccionar.