La Torre de Hércules (Pécs) - Page 10

En los siglos XVII-XVIII A Coruña vivió una intensa actividad comercial: tenía relaciones comerciales con las Indias, con América y otros puertos europeos y españoles. Barcos de América y otros puertos europeos y españoles lograron el puerto con sus mercancías. Con el nuevo florecimiento del comercio marítimo aumentó la necesidad de renovar el faro. Aprovechando el nuevo acceso, los tradicionales socios comerciales marítimos del Reino de Galicia, Inglaterra, Flandes y Holanda, a través des sus cónsules en Coruña dirigieron varias peticiones al gobierno español para que el faro fuese reparado. En el siglo XVII el duque de Uceda encargó la restauración arquitectónica y la Torre recuperó su original función de faro.

En el siglo XVIII durante el reinado de Carlos III empezó la restauración total de la torre y adquirió su aspecto actual.

Durante el siglo XIX y XX, el faro de Coruña fue rebautizado con el nombre de "Torre de Hércules".Recibió su nombre sobre el héroe griego incluido en la Cronica General del rey

castellano Alfonso X. a finales del siglo XIII. El mito es sobre el héroe griego Hércules, que luchó durante tres días y noches contra el gigante Gerión, al que finalmente venció. Para celebrar su victoria, el griego construyó una torre sobre su tumba.

Se dice que el rey Ispahán, sobrino de Hércules, hizo colocar en lo alto de la Torre un gran espejo mágico. Con él la población vigilaba la llegada de naves amigas o enemigas.

Aún perdiendo el nombre de su Torre, Breogán recibió un justo homenaje del ayuntamiento de Coruña, que situó alrededor del faro una estatua del Rey de Brigantium (Xosé Cid), un mosaico alegórico con los símbolos de los países celtas (obra de Correa Corredoira), y un conjunto de menhires (Manolo Paz) que simboliza la Cultura Megalítica Atlántica que comparten todos los finisterres celtas.

Desde septiembre de 2008, la Torre de Hércules está hermanada con la Estatua de la Libertad. Enfrentadas en los puntos opuestos del Atlántico, estos dos monumentos tuvieron relaciones directas en el pasado. El puerto de La Coruña tuvo mucha importancia para el suministro de bienes en el territorio americano durante la Guerra de Independencia.

A principios del siglo XX y durante la guerra civil española muchos dejaron el país por razones políticos. Los descendientes de los emigrantes gallegos que dejaban atrás la Torre y eran recibidos por la Estatua de la Libertad apoyaron esta iniciativa.