Interdefensa Numero 9 - Page 42

Informe Interdefensa Las necesidades de la FAA En los últimos años Brasil ha desarrollado e implementado una política muy activa de control de narcotráfico en la zona de la llamada Triple Frontera, observándose un rápido crecimiento en la instalación de radares de vigilancia aérea, controles terrestres y fluviales, vigilancia aerea tanto con aeronaves tripuladas como no tripuladas por parte de las fuerzas brasileras. Dicha actividad se incrementará y hará más efectiva a futuro a partir de la implementación del Sistema Integrado de Vigilancia de Fronteras (Sisfron) que contempla una amplia diversidad de medios y efectivos en las fronteras con Bolivia, Paraguay y aunque no se menciona, con Argentina. Toda ésta actividad por parte de Brasil a llevado a que el narcotráfico como a los contrabandistas se muevan hacia nuestro país, donde los controles son mínimos y donde la frontera es fácilmente “permeable”. Esto ha provocado un aumento de actividad clandestina e ilegal no solo en la zona de la triple Frontera sino también dentro del país ya que son frecuentes los vuelos ilegales hacia distintas provincias del norte como del centro del país. La participación de la FAA como de Gendarmería y Prefectura han tenido por el momento poca efectividad, ya que por cada vuelo o cargamento que se detecta o incauta, se estima que dos a tres ingresan al país sin ser detectados. Los resultados que ha obtenido Brasil con los R-99A operando en la zona han sido muy positivos. Desde la detección radar de aeronaves no identificadas o sin plan de vuelo presentado hasta la intercepción por parte de los Super Tucano o Tucano transcurren solamente muy pocos minutos, y aunque las aeronaves traten de evadirse volando más bajo o cambiando de rumbo, la detección Interdefensa Militar Argentina 40