IDE Online Magazine Noviembre 2017 - Page 153

Buenas perspectivas de crecimiento para un sector que intenta, a través de tecnologías inteligentes, incorporar progresivamente capacidades cognitivas a los robots industriales clásicos. “La gama de modelos, en crecimiento vertiginoso, amplía las posibilidades de aplicación de robots industriales y ofrece a empresas de todos los tamaños la oportunidad de automatizar de manera de flexible”, afirma el presidente de IFR, Joe Gemma.

Hombre se encuentra con máquina

Muchas de las empresas que exponen en Anuga FoodTec están trabajando en el área de la colaboración hombre-robot (HRC/human-robot-collaboration). Se trata de utilizar robots ligeros articulados con hasta siete ejes y que pueden mover cargas de hasta 15 kilogramos. Con su reducida masa propia y movimientos a menudo más lentos, resultan menos peligrosos. El objetivo es liberar a sus colegas humanos de trabajos monótonos y ergonómicamente poco adecuados en los cuales no se pueden cometer errores. Las áreas de aplicación típicas son el pick and place (recogida y colocación), la manipulación entre diferentes pasos de producción o las aplicaciones follow-the-line (seguimiento de línea), en las cuales el robot tiene que seguir exactamente una trayectoria de movimiento predeterminada, por ejemplo, al cortar y dividir porciones de carne o decorar tortas. El principal desafío para los productores de alimentos es, sobre todo, integrar de manera óptima ayudas mecanizadas en los procesos de producción. Esto es posible gracias a las plataformas de automatización que combinan, en un espacio muy reducido, mecánica de alta precisión, tecnología de sensores y una compleja tecnología de control y medición.

Mayor seguridad gracias al sensor táctil

La característica distintiva central entre las aplicaciones robóticas clásicas y HRC es que las posibles colisiones forman parte del escenario real. Cuanto más intensa sea la cooperación entre hombre y máquina, más estrictas serán las reglas de seguridad. Para cumplir con los altos requisitos, los cobots disponen de complejos paquetes de seguridad. Los sensores de par en todos los ejes aseguran la sensibilidad de los robots