IDE Online Magazine Diciembre 2017 - Page 94

El embotellado aséptico, un elemento esencial para la seguridad de los alimentos

El mercado de bebidas asépticamente envasadas –sea leche fresca, yogur o zumos de fruta– está creciendo. La otra cara de la moneda: los fabricantes de alimentos deben ser aún más consecuentes para garantizar unas condiciones higiénicas de producción. Para ello pueden servirse de procedimientos físicos para la conservación de alimentos y de instalaciones de llenado aséptico, aspectos que centrarán la atención de Anuga FoodTec, en Colonia, del 20 al 23 de marzo de 2018.

Hoy en día los alimentos deberían ser lo más frescos y estar lo menos tratados posible: esto es lo que demanda el consumidor en el punto de venta. La tendencia hacia los alimentos naturales significa que los fabricantes, al renunciar al uso de conservantes y altas temperaturas para alargar el tiempo de conservación, deben cumplir con estándares higiénicos particularmente elevados en su producción. El procesamiento mínimo (minimal processing) es el término clave bajo la cual Anuga FoodTec reunirá los procedimientos y equipos necesarios para ello en el recinto ferial de Colonia, el próximo mes de marzo.

Asepsia gracias a un entorno estéril para los alimentos

El llenado aséptico en frío de botellas de plástico o envases de cartón para bebidas es considerado mundialmente como la disciplina reina en este ámbito; se trata de un proceso para el llenado comercial y estéril de una bebida o un alimento en unas instalaciones estériles para uso alimentario.

Toda la producción tiene lugar en un entorno con un bajo nivel de gérmenes, donde los alimentos y los medios de envasado se esterilizan por separado y se juntan en condiciones asépticas. Especialmente para los productos sensibles, que tienen una baja autoprotección contra el crecimiento de microorganismos, es indispensable un ambiente estéril para el llenado aséptico.

A FONDO