Gorabilbaobasket - Page 19

GORABILBAOBASKET Marconato, Vázquez, Kasun... Los del botxo se agarraban a los dos precedentes más cercanos, que eran el encuentro que ambos conjuntos protagonizaron en la Supercopa antes del comienzo liguero, en la que los bilbaínos fueron capaces de derrotar a los blaugrana, y también al encuentro de la primera vuelta en el Palau, donde encajaron una corta derrota, para ser moderadamente optimistas con respecto a sus posibilidades de avanzar hasta las semifinales. El partido comenzó igualado, con ambos equipos anotando con generosidad y llegando al final del primer parcial a la par. En el segundo cuarto, el Bilbao Basket intensificaría su defensa y fruto de ello gozaría de sus primeras ventajas, cortas, pero ventajas al fin y al cabo. Coseguirían los bilbaínos mantener el liderato del electrónico en el tercer cuarto, haciendo que sus enfervorecidos aficionados vieran cada vez más clara la posibilidad de dar la sorpresa. Pero el Barcelona, pese a que su juego no era el que se esperaba de una plantilla como la que tenía, a base de calidad individual y oficio, llenando de intranquilidad a su rival. Lograrían los hombres de negro sacudirse el momentaneo dominio de su rival justo a tiempo para volver a abrir un pequeño hueco en el marcador. Hueco suficiente para no poder ser cubierto por los postreros intentos del Barcelona y otorgar así el paso a semifinales al debutante en la competición. Sin embargo, los de Txus Vidorreta pagarían un alto precio por la victoria, en forma de lesión en el hombro de Luke Recker a escasos segundos del final cuando se tiro a por un balón que se escapaba por la banda. grada, juego tenso, marcador ajustado... Entrarían con mejor pie en el partido los bilbainos, que con un parcial de 3-15 en los primeros minutos hacían saltar todas las alarmas en su rival. El Baskonia lograría enjugar un tanto las ventajas y acercarse hasta el 10-16 con el que terminaría el primer cuarto. Los bilbaínos amenazaban así con continuar su marcha triunfal en el torneo. Sin embargo, el Baskonia, acostumbrado a dar lo mejor de si en esta competición, daría la vuelta al marcador, apoyándose en el trabajo bajo los aros de Splitter y Mickeal y lograría irse al descanso con una mínima ventaja de dos puntos. Las espadas estaban en todo lo alto, y cualquier mínimo detalle podría decidir el choque. Igor Rakocevic, casi desaparecido hasta entonces, aparecería para, a base de tripl \Y[\HX\\[X\[[X\Y܈[]܈HH\]Z\˂[[[\] \Y܈H]\[XBHX\\\XHH\H[\YH\HH]YHH[HH\Z[]B\ݙ[ZH\HHY^[H[\B[Y[\\XH[Xp[H[Zœ܈[H\pۈ[H[Kܘ\XH[[NB[X[X[H[\[]YHH۝\\X[0[[Y[X\\HH[[[\Y[[[X\XHۈ[\›XH MHHXHXXHY[\\Hp\˂\Z[XHH\HX[\HH[Y\H\X\Xpۈ[[[\][HH[^K]YH\HHH\HZ\XH[H]\٘Xpۈ܈[ܘ[\[X[^Y8XH[[ZY[[\[][\XH[UH\ۚXK\XXHY[Y[H[ܚH[[\B[ܙ[^Y܋\HH]YH[YX[]YH۝B[\[ۘKXXHXY[\]]ˈ™[HH[[HH\\KۙH\ۚ\\HXY\ۈۈ[][ۈY\YX[H\YY \H[[]YHYY\™HY\\[\ۙH[[Z\[\[\[[Y\H\[K[[[\]ܘ\XH\[\[\0ܚX][˂[[Y[[XH[ܙYY[\™H[\K\XX[\[XY[H[B[[ HY H\Y[XH M