Gorabilbaobasket - Page 14

GORABILBAOBASKET 14 extra de Raul. Era previsible una derrota en Barcelona, pero se antojaba necesario vencer en la visita a Santiago de Compostela, ante un Obradoiro en posiciones de peligro para no depender de otros resultados. Sin embargo, tras ser capaces de forzar una prórroga, los hombres de negro cosecharon una derrota que ya les hizo no depender de si mismos.Se vencería a Manresa en la jornda 32, pero en la penúltima jornada se perdería de nuevo ante un Tenerife al que se meería de lleno en la lucha por el playoff. El pase a la siguiente ronda dependía entonces de una serie de carambolas. La derrota del Tenerife en su vicita a Barcelona, el triunfo del Murcia en su viaje a Fuenlabrada y que los bilbaínos se impusieran al CAI Zaragoza. Las noticias que llegaban de Fuenlabrada y Barcelona eran positivas para los intereses bilbainos, y el partido ante el CAI transcurría de cara. Un Raul gustándose en la dirección del equipo (nueve asistencias) y quince puntos de ventaja a falta de cuatro minutos y medio no hacía preveer lo que acabaría pasando. Pero un monumental colapso bilbaíno (fiel reflejo de lo que ocurrió en otros encuentros de la temporada) dio vida a los maños, que limaron la ventaja hasta llegar incluso a ponerse con ventaja a su favor. Un último esfuerzo local (aunque dejándose dos tiros libres por el camino por parte de Raul y Mumbrú que acabarían siendo decisivos) lograría que el Bilbao Basket llegara a 2,8 segundos del final con ventaja de dos puntos. Ventaja que saltó por los aires cuando Joan Sastre, en un forzado lanzamiento desde veinte metros dinamitó todas las cábalas y puso así un fin abrupto tanto a la temporada bilbaina como a la carrera de Raul López. No obstante, nadie abandonaría el pabellón, ya que pese al disgusto por el inesperado final, tocaba despedir como se merecía a un genio del baloncesto. Un aurresku de honor, un vídeo repasando su larga carrera, regalos, unas palabras del Presidente del club y del propio Raul, con todos sus compañeros y cuerpo técnico arropándole y la ovación de todo el pabellón de Miribilla puesto en pie. Un momento emocionante que le arranco algunas lágrimas a Raul y especialmente a quienes, como Alex Mumbrú y Hervelle, más momentos habían compartido con él. Despedida de las canchas, pero quizás un hasta luego en otras facetas relacionadas con el baloncesto y quizás con el Bilbao Basket. El tiempo lo dirá ■ Julio - Agosto - Septiembre | 2016