Generando Arte La Revista - Número 1 Generando Arte. La Revista Número 1 (Febrero 2015) - Page 33

El cuarto de invitadas La mujer en el arte croata L os primeros documentos que testifican la existencia de mujeres artistas en Croacia datan de los siglos XV y XVI, del Renacimiento. Sin embargo, habrá que esperar hasta a finales del siglo XIX para que las primeras artistas croatas reciban una educación artística formal. De entre ellas, merece destacarse a Nastja Rojc, una de las primeras pintoras croatas que tuvo educación académica. Fundó en Zagreb, en el año 1927, el Klub hrvatskih umjetnica (Club de las artistas plásticas croatas), que fue la primera asociación profesional de las mujeres artistas en Croacia. En el periodo de los años veinte hasta los años cuarenta del siglo XX, las artistas croatas desarrollan un estilo propio, con influencias de las vanguardias europeas. Durante la Segunda Guerra Mundial y en los años inmediatos de posguerra se impone el modelo artístico soviético del realismo socialista. Después de la ruptura de Tito con Stalin y la Unión Soviética en el año 1948, se produce el retorno a una mayor libertad artística. La historia del arte contemporáneo croata de los 50 y 60 se configura en torno al movimiento Nove Tendencije (Nuevas Tendencias) y a varios grupos e iniciativas artísticas, de diferentes enfoques estéticos, formales, conceptuales y ideológicos; tales como EXAT51, Gorgona, Grupa šestorice autora (Grupo de los seis autores), y el espació Podroom, etc. Promovieron la Abstracción Geométrica y otras formas más radicales de la expresión artística relacionadas con el Existencialismo, el Neo-Dadaísmo y el arte basado en procesos y tendencias conceptuales. Estos grupos rara vez incluían a mujeres artistas. El trabajo de Ljerka Šibenik en el movimiento de las Nuevas Tendencias combinó una propuesta muy interesante en su aplicación de los colores brillantes y las formas espirales. Otras artistas participaron en el movimiento de las Nuevas Tendencias, pero más tarde desaparecieron de la escena artística. Entre los años 1966 y 1974 , la escena de las artes visuales en Croacia se expande para incluir los nuevos medios de comunicación visuales, el arte minimalista, el arte pop y las formas geométricas propias de las Nuevas Tendencias, enriquecidas por la nueva generación de artistas, impulsada por los ideales revolucionarios de 1968 y su ímpetu por cambiar el mundo. Utilizaron los medios de comunicación como un medio para expresar sus puntos de vista. En Croacia, el movimiento fue conocido como Nova umjetnička praska, (Nuevas practicas artísticas). Una de las más influyentes artistas de esta corriente artística, es Vlasta Delimar que empieza su actividad artística en los años 70 rechazando la educación formal, como insuficiente, conservadora y anticuada. Delimar, rompiendo con los principios del trabajo artístico establecido, organiza acciones artísticas, happenings y performances en los que examina la situación de la mujer como un ser social y creativo. Es decir, la mujer en sus múltiples papeles como ama de casa, madre, artista, amante; ampliando el alcance de su propia sensibilidad y sensualidad. La artista Sanja Iveković aborda en su trabajo directamente los temas feministas, cuestionando y alterando la codificación hegemónica de género y la representación de las mujeres en los medios de comunicación. Afirma, a través de su obra, la construcción de la idea de la mujer como sujeto político. Mientras que la obra de Sanja Iveković se basa principalmente en un enfoque constructivista del cuestionamiento feminista de la realidad sociopolítica, el trabajo de Vlasta Delimar trata, ante todo, la exposición de los tabúes relacionados con el cuerpo y la sexualidad femenina. Andrea Kulunčić pertenece al grupo de artistas que comienza su actividad artística en los años noventa. Su trabajo Index Zene (Índice de la Mujer) es un proyecto artístico-cientifico, en el que se ha hecho una encuesta a las mujeres de la ciudad de Split preguntándoles cómo se sienten. Los carteles diseñados por la artista son colgados como anuncios en el mobiliario urbano. Simulaban la portada de una revista femenina ofreciendo tres opciones: me siento contenta, me siento discriminada y me siento maltratada y anunciaban un numero gratuito de teléfono en el que realizar la encuesta anónima. La segunda parte del proyecto consistía en mostrar los resultados de la encuesta diariamente en el escaparate de la galería Salon Galić de la ciudad. La artista ha repetido este trabajo en varias ciudades europeas. La década de los años noventa en Croacia, marcada por la guerra (1991-1995), fue un periodo de legitimización del nacionalismo y patriotismo. De un claro renacimiento de la división de los roles masculinos y femeninos dentro de la sociedad, el hombre como el defensor - un agente activo- y la mujer como cuidadora, la que espera la vuelta del guerrero- un agente pasivo. El periodo socialista en la ex Yugoslavia (1945 -1992) se caracterizó por la igualdad entre géneros. Después de la Segunda Guerra Mundial, las mu