Fiancee Bodas & Eventos Revista Digital Fiancee Diciembre 2016 - Page 79

Para lograr un día especial hay que salir un poco de la rutina. Lo mismo pasa con las bodas de destino en playa donde el tradicional sol, arena y fiesta ya no bastan. Hyatt Ziva Cancún ha hecho un impresionante despliegue de creatividad donde el Gran Día incluye todo, menos aburrimiento. T oallitas húmedas para recibir a los huéspedes, espaciosas suites con vista al mar y jacuzzi en la terraza. Previo a la boda disfrutar del placer relajante de la hidroterapia en el spa, degustación de vino y tequila, paseos en bici y mañanas cargadas de energía con clases de pilates y aquacycling. Esto es el principio de lo que te espera en el día más maravilloso de tu vida. Hyatt Ziva Cancún tiene todo lo que la novia se imagina y hasta lo que nunca pensó para el día de la boda, con cargo adicional, sí, pero nada exagerado. Para empezar, el resort se encuentra en Punta Cancún en una saliente de tierra que le permite disfrutar de dos enormes playas de arena blanca frente al azul turquesa del Caribe; una de ellas de apacibles aguas y hermosas formaciones coralinas ideal para el esnórquel, la segunda es la más grande y es la que conecta al resort con la zona hotelera. En ambas, la restricción de horario para fiestas es hasta las once de la noche, pero cuentan con bellos salones cerrados donde la fiesta puede prolongarse hasta el día siguiente. Nuestra llegada fue un martes al medio día y nos hospedamos en la recién estrenada Torre Turquoize, sólo para adultos —aunque el resort en general es para familias—, con lujos de un cinco estrellas y el servicio personalizado y privaci- dad de un hotel boutique. Todas las habitaciones cuentan con vista al mar y jacuzzi en la terraza, muy amplias y cómodas. La torre ofrece exclusivas amenidades, servicio de mayordomo, área lounge, piscina infinita, elevador privado y transportación al aeropuerto. Sus baños tienen doble lavabo y un clóset fantástico con doble puerta que abre desde la habitación o desde el baño, cuenta con espacio para el bolso, los zapatos, cajones, ¡me encantó! Después de desempacar, nuestra anfitriona Lorena Vilchis, directora de ventas y mercadotecnia, nos condujo al Habaneros, restaurante informal con especialidad de mariscos y ambiente cien por ciento caribeño donde la comida resultó un manjar de dioses. Las margaritas de maracuyá son la especialidad de la casa y simplemente no tiene precedente, ¡están riquísimas! La carta gastronómica de la propiedad es amplia, bajo el concepto La Evolución del Todo Incluido es posible disfrutar de seis restaurantes y ocho bares; cocina local, pescados y mariscos, carnes a las brasas, sushi, teppanyaki, cocina francesa, asiática, italiana, bufets internacionales, carritos de comida, salón de postres, licores de primera, cerveza, vino y tequila. Después de comer nos trasladamos a la alberca de Punta Vista Terrace para presenciar un FIANCEEBODAS.COM 79