Fiancee Bodas & Eventos Revista Digital Fiancee Diciembre 2016 - Page 29

do la relación se haya visto dañada por motivos más o menos graves. En algunas ocasiones, bastará con tomar “aspirinas” o alguna medicina sencilla: un poco de silencio, ceder los propios “derechos”, pasar una notita escrita para pedir perdón, poner sobre la mesa un tema difícil y doloroso para aclarar lo sucedido, aunque eso cueste tragar mucha saliva... Otras veces, sin embargo, se exigirá una operación más profunda, habrá que recurrir al “cirujano”. Cortar, limpiar, añadir nueva sangre por medio de transfusiones, incluso realizar un “trasplante de corazón” para que el viejo, ya incapaz de amar por la pesada carga del aburrimiento o por rencores alimentados todos los días, reciba nuevos bríos y reinicie a bombear amor donde sólo queda un pesado alquitrán de tedio o de rabia.   Pueden darse situaciones en las que se piense, como última solución, la separación y el divorcio. Pero, si seguimos con la analogía de la salud, veremos que el divorcio es algo así como la aceptación de la muerte: dejamos de buscar el difícil camino de la medicina para dejar que la enfermedad destruya lo poco sano que quedaba en pie, destruya una vida que empezó desde el amor y que ahora vive en la angustia del dolor, la rabia y la desazón por la falta de amor. Nunca será una solución al dolor de muelas el tirarse por la ventana para acabar con todo. El amor es la aventura más grande que puede vivir el ser humano sobre la tierra. Los esposos son los primeros en saberlo. Los hijos también. No hay mejor regalo que podamos darles, decía un amigo mío, que el de ofrecerles, cada mañana cuando se levantan, la sonrisa del mismo papá y de la misma mamá que se siguen amando como dos novios de 20 años.   Hoy que se habla tanto de la eutanasia, conviene reencontrar el auténtico sentido de la medicina: curar y ayudar. También los matrimonios deben superar la tentación de la muerte provocada, la desgracia del divorcio. La auténtica terapia matrimonial salvará así muchas promesas de amor, acrecentará el amor que permite vivir las promesas. Para nuestro bien y el de nuestros hijos. * Padre Fernando Pascual, L.C., reflexión del libro Abrir ventanas al amor. Encuéntralo en AutoresCatolicos.org, portal con temas referentes al catolicismo escritos por sacerdotes, diáconos, religiosos, laicos y organizaciones. Contacto: catolicosorg@yahoo.com http://www.autorescatolicos.org/ FIANCEEBODAS.COM 29